Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Los niños buenos

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

03 de enero de 2001

  

El PLRA , o mejor dicho los asesores del Dr. Julio César Franco, han hecho una serie de pedidos al Poder Ejecutivo, todo dentro de la máxima corrección, destinados a nada , emplazándolo para que la otorgue dentro de un plazo de cien días. La serie involucra el pedido de remover a los militares torturados – que es toda la cúpula – y algunas intrascendencias de carácter económico.

El vocero de Franco ha hecho hincapié en que se trata de un acto constitucional y legal y responsable, demostrando la cara del niño bueno, pacífico y ordenado que quiere que la maestra le dé un beso por su aplicación.

Nada de reproches por la ilegitimidad , la usurpación ni los desmanes cometidos, ni los robos interminables. De eso nada. El PLRA de Franco quiere que se vayan tres ministros, se abran varios jugosos consejos – que esperan ocupar ellos – y que el Dr. González Macchi, a quien no votó nadie, que es el fruto bastardo del golpe de marzo de 1999, siga tan campante.

Y quiere además que todo el mundo sepa que son alumnos aplicados, que trajeron el guardapolvos sin ninguna mancha y que todo lo hacen según  en reglamento del colegio.

¿Para esto ganó Franco las elecciones del 13 de agosto con el apoyo esperanzado de todo el pueblo paraguayo? No. No las ganó para esto. Las ganó para decirle a González Macchi que el pueblo decidió que se fuera a su casa y que dejara el cargo para quien había sido elegido. Y para hacer él los cambios que el pueblo quiere. Ahora el Dr. Franco, para que nadie se enoje, habla de que los cambios se harán si González Macchi tiene “voluntad política” y le da la gana hacerlos, y si no, bueno, que el país se hunda.

Nadie ha desperdiciado una oportunidad tan grande como la que ha tenido Franco y nadie jamás ha sido tan injustamente premiado por la vida. La inutilidad que ha demostrado y el fervor que pone para defender al gobierno con el que se enfrentó y al que ganó con votos que estaba lejos de tener propios o de soñar tenerlos, no tienen parangón en la historia paraguaya. La felonía con que se comporta, olvidando las promesas, adquiere dimensiones increíbles.

El Dr. Franco es un niño bueno que no es capaz de sacarle el juguete propio que un malandrín le robó. Con el dedo en la boca mira, con sus ojos de buey manso y resignado, como el malandrín hace lo que quiere. Y todavía le pide disculpas, mientras observa si su guardapolvos sigue inmaculado.

¿Este es un político? ¿Este es un liberal? ¿Esta es la esperanza del pueblo? Por cierto que no. Esto es una mala pesadilla que tiene el pueblo paraguayo, que no sale del infortunio.

         Mientras los niños buenos piden perdón por existir, los malandrines se están devorando al país. 

 

  

    

VOLVER A PRIMERA PLANA