Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

EL DESAFÍO AMERICANO

Alberto Vargas Peña (miembro de la Fundación Libertad)

A finales de los años sesenta – del siglo pasado, el siglo XX – un pensador francés, Jean Jacques Servant Schreiber, escribió un libro profético, que tituló "El Desafío Americano", donde demostraba que los Estados Unidos se convertirían en la potencia hegemónica en las postrimerías del siglo. Hoy, al comenzar el siglo XXI, los Estados Unidos se han convertido en la potencia hegemónica y están comenzando a imperar.

Todos los vaticinios económicos y militares se han cumplido, casi al pié de la letra. Los Estados Unidos son la única superpotencia militar y, desde luego, son una hiper potencia económica. Pueden producir más y mejor que el resto del mundo, y si llegan a liberar su agricultura, son capaces de hacer naufragar los precios de los productos agrícolas en unas horas.

Aparentemente es una bendición para el planeta que la hiper potencia hegemónica sean los Estados Unidos, porque son un país democrático, liberal y cuyo pueblo responde sólidamente a los principios de libertad que son el ideal de los pueblos. Pero ¿qué hay más allá de la apariencia?

Los franceses, por ejemplo, han dicho, por boca de su canciller, que "no pueden aceptar un mundo unipolar". ¿Por qué? Hunttignton lo define en un artículo de la Revista "Foreign Affairs": "La única superpotencia del mundo es automáticamente una amenaza para otros poderes importantes".

Yo creo que no solamente para muchos otros poderes importantes, sino para aquellos que no son ni remotamente importantes. El Paraguay, por ejemplo.

Si los Estados Unidos fueran en el exterior lo que son, indiscutiblemente en el interior, su hegemonía sería una bendición para el mundo. Libertad, propiedad, progreso irrefrenable serían la impronta mundial. La democracia de Jefferson y Lincoln prevalecería en el mundo. Pero los Estados Unidos han demostrado que son demócratas en lo interno, y otra cosa, completamente distinta, en lo externo.

Al gobierno de la hiper potencia le interesan los sumisos y los incondicionales, no los principios. La fórmula de Roosevelt – "estos son nuestros son of a bitch" – sigue prevaleciendo, por lo menos en el partido Demócrata.

Clinton, el primer emperador estadounidense de la nueva hegemonía mundial, es un Roosevelt sin parálisis y maneja a sus "son of a bitch" a su antojo. El caso paraguayo es paradigmático.

Los Estados Unidos no quieren una democracia en el Paraguay, sino que quieren un gobierno que les garantice que solamente los Estados Unidos manejarán las drogas, el contrabando y el lavado de dinero. Quieren además que sus empresas se queden con los grandes negocios, no importa que sea en condiciones de monopolio.

Si el gobierno paraguayo les garantiza eso, están dispuestos a sostenerlo aún contra el pueblo.

¿Acaso Stephen Mc Farland, el recadero de Clinton, no lo ha demostrado fehacientemente? ¿Acaso Maura Harty no se lanzó a la palestra, como una valquiria, para evitar que les subieran los impuestos a los cigarrillos estadounidenses, que en Estados Unidos producen cáncer y en el Paraguay son la panacea?

La hiper potencia no se fija en el Paraguay, ese minúsculo rincón de la marginal Sudamérica- dicen. Pero sin embargo, los paraguayos no pueden elegir su propio gobierno, porque el imperio se lo impide.

El desafío americano está planteado. Tal vez lo único que podamos hacer los que vivimos bajo su imperio es pedir al pueblo de los Estados Unidos que nos conceda la "ciudadanía estadounidense", una forma de lograr que sus leyes sean también nuestras leyes.