Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

¿Es legítimo González Macchi?

Alberto Vargas Peña (F. Libertad) 

01 de noviembre de 2000

  

La nueva intervención del embajador del gobierno de Clinton en la política paraguaya obliga a repetir algunas verdades y hechos. La visita del embajador Greenlee al Dr. Franco tuvo el carácter de reiteración del tutelaje y se basó en la afirmación de que el gobierno de González Macchi es legítimo y constitucional.

El gobierno de González Macchi es ilegítimo y usurpador porque viola  las disposiciones claras e intergiversables de los artículos 227 y 234 de  la Constitución. El presidente del Senado solamente puede interinar la presidencia, en el caso de doble vacancia, mientras se realizan las elecciones para elegir vicepresidente.

El vicepresidente electo es quien debe completar el mandato vacante. No solamente los artículos citados dicen eso y no otra cosa, sino que los convencionales constituyentes votaron explícitamente esa interpretación que fue brillantemente argumentada por el convencional Rafael Eladio Velázquez.

El gobierno de González Macchi es usurpador e ilegítimo porque la Corte Suprema de Justicia no tiene en el Paraguay facultades para responder consultas ni dar “certeza constitucional” sino en casos específicos , litigiosos y con alcance limitado a los protagonistas. La Constitución prohibe a la Corte Suprema dar a sus fallos la calidad de “erga omnes”  o para todos. La Constitución paraguaya no reconoce facultades implícitas y toda la jurisprudencia existente en el Paraguay demuestra que nunca fue reconocida tal prerrogativa a ningún Poder del Estado.

El fallo 191 que es la base de la presidencia de González Macchi es nulo y de efectos jurídicos inexistentes.

La Constitución, en su artículo 3ro, establece que el mandato legítimo solamente se obtiene mediante comicios. No existe otra forma. Como la presidencia de González Macchi deviene de un fallo de la Corte – nulo y constitucionalmente inexistente – es ilegítima y, ahora que existe un vicepresidencte electo, usurpadora.

         El embajador del gobierno del Sr. Clinton ha desconocido reiteradas  veces esta verdad inocultable y ha insistido en que el gobierno de González Macchi es “constitucional”. Se trata de una falsedad que alguna vez tendrá que ser explicada. Por otro lado, ha presionado al vicepresidente paraguayo a que acepte, en nombre de la “estabilidad” la usurpación y la violación grosera y reiterada de la Constitución paraguaya.

Se acusa al gobierno de Clinton de haber hecho negocios con el ex presidente Juan Carlos Wasmosy, introduciendo electrónica en el Brasil por medio de su personero, hoy en desgracia y perseguido por la justicia estadounidense, Mark Jiménez. Wasmosy, por intermedio de su asesor económico Dr. Carlos Mersán proporcionó fondos, del orden del millón de dólares, al Partido Demócrata en las elecciones de hacen cuatro años. Es probable que por intermedio de Mark Jiménez, Wasmosy haya contribuido con bastante más.

El hecho de desconocer sistemáticamente la Constitución paraguaya, y la propia Constitución de los Estados Unidos, hace sospechar que el embajador David Greenlee sigue el camino de la embajador Maura Harty,  que conspiró para derribar al gobierno constitucional del Ing Raúl Cubas. Greenlee parece tener instrucciones precisas de Clinton de no permitir que el Dr. Franco, vicepresidente elegido, llegue al cargo de presidente que le corresponde por derecho.  

 

 

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA