Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Nuevo milenio

Enrique Vargas Peña

Se inicia, mal que le pese a Fidel Castro, un nuevo milenio de la Era Común, que comenzó con una fecha arbitraria fijada por un oscuro sacerdote en el año 525.

La fecha fue el 753 Ab Urbe Condita, es decir, el año 753 desde la fundación de la ciudad de Roma, cuyo calendario se usaba entonces.

De cualquier manera, el calendario así establecido es hoy de uso común y es absurdo pretender desconocerlo.

El nuevo milenio comienza con un signo impresionante de los nuevos tiempos, la celebración universal, a través de CNN, que lleva a todas la pantallas de televisión de todo el mundo el avance inexorable de las horas según gira la Tierra alrededor del Sol.

A la hora de escribir estas líneas, Nueva Delhi acababa de recibir al nuevo milenio y antes lo habían hecho ya las islas del Pacífico, Corea, China y Japón.

En pocas horas más, la rotación habrá terminado, otra vez sobre el Oceáno Pacífico y todos estaremos viviendo ya el 1 de enero de 2000.

La globalización, que es lo que CNN ha mostrado, con sus desafíos, alcanza al Paraguay con señales ominosas de encontrarse en camino a volver al primer milenio, con sus instituciones políticas desquiciadas y repartidas de un modo feudal, su Estado incapacitado de atender necesidades mínimas de mantenimiento de la infraestructura nacional y la intolerancia como modo de relacionamiento social.

Nada permite albergar grandes esperanzas de cambio en un futuro inmediato. Antes bien, todo indica que la dictadura instaurada el 28 de marzo de 1999 se consolidará para beneficiar a unos pocos a costa de todos los demás.

Ni el retiro del partido Liberal Radical Auténtico del gobierno, concretado hoy, 31 de diciembre, ni el deterioro de las relaciones con el nuevo gobierno argentino presidido por Fernando de la Rúa, que ya fue acusado por Francisco José de Vargas de ser cómplice de Oviedo, ni la formación de una fuerte movimiento de opinión a favor de elecciones inmediatas, son suficientes para modificar la situación.

El régimen no depende del Partido Liberal Radical Auténtico, ni de la Argentina, ni de la opinión pública. La dictadura paraguaya depende de los gobiernos de Estados Unidos, Brasil y el Vaticano y mientras ellos la sostengan, la lucha será árdua y difícil.

Sin embargo, es de esperar que el espíritu general del nuevo milenio alcance al Paraguay y le permita, en algún momento a la brevedad, recuperar sus libertades y su independencia perdidas.