Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Quién protege al contribuyente ?

Enrique Vargas Peña

31 de agosto de 2000

           

         El gobierno resolvió elevar las tarifas de agua y luz, aumentar algunos impuestos y endeudarse más (a través de una emisión de bonos) con el fin de tratar de hacer frente al creciente déficit fiscal.

         El déficit debe ser solucionado, indudablemente, pero es necesario insistir en las dos objeciones que se han realizado sobre el camino adoptado: no muestra propósito de enmienda del responsable, que es el propio gobierno e impone las cargas sobre los hombros de los inocentes, los que contribuyen a sostener al sector público.

         El crecimiento del déficit fiscal en lo que va de gestión del actual gobierno tiene una causa principal, que es el uso del Estado como instrumento de acción política.

         No solamente se han realizado contrataciones de personal innecesarias en base a consideraciones de lealtad partidaria e incluso de peor clase, sino que se han ordenado gastos en beneficio de grupos económicos afines.

         Las medidas adoptadas para intentar reducir el desequilibrio de las cuentas fiscales muestran que el gobierno no tiene intención o voluntad para asumir sus propios errores e intentar corregirlos.

         Si el gobierno estuviera seriamente comprometido con controlar la situación, debió iniciar sus acciones despidiendo a quienes han recibido cargos de favor y cortando las erogaciones destinadas a sus amigos.

         Pero prefirió descargar el peso de la crisis sobre quienes la sufren ya más que nadie, los que contribuyen a sostener al sector público.

         Toda persona medianamente informada sabe que en el Paraguay el sector público vive de las contribuciones de un número limitado de personas, pues las demás o son privilegiadas o no son consumidoras.

         Ese número limitado de contribuyentes soportaba ya una carga mucho mayor a la que indican las estadísticas, pues estas no son lo suficientemente precisas para indicar la situación real.

         Ahora, ve agravada su situación, sin considerar el hecho cierto y grave de que el guaraní seguirá su progresivo curso hacia el derrumbe.

         Paradójicamente, es entre estos contribuyentes que se encuentra la principal base de sustento social del gobierno iniciado en marzo de 1999, por lo que resulta difícil de explicar, o de entender, el curso de acción oficial.

         En cualquier caso, la elevación de las tarifas y los impuestos y la emisión de bonos muestran que el gobierno está llegando al punto en que se ve obligado a tomar el tipo de medidas que conducen, finalmente, a definiciones políticas que no necesariamente podrá controlar.

VOLVER A PRIMERA PLANA