Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

Soluciones que son problemas

Enrique Vargas Peña

Las soluciones que el senador González Macchi encuentra para dilatar su lamentable gobierno, consistentes en promesas que realiza hipotecando recursos públicos a aquellas fuerzas sociales capaces de llamar su atención, son otros tantos problemas que impone al país, dificultando su existencia.

Cuando dispone asignar más de doscientos millones de dólares a determinado grupo campesino, por ejemplo, está ordenando en realidad que los medios que el país hubiera podido destinar para el beneficio de todos, sean usados en establecer privilegios sectoriales que le servirán ciertamente de base política pero que no contribuirán en nada a mejorar la condición general en que vive la gente.

Para pagar las promesas que la permanencia en el poder del senador González Macchi requiere se dejan de a construir o mantener rutas, o sistemas de telecomunicaciones, o de fundar o alimentar bibliotecas en los centros educativos del interior, o de garantizar una atención de salud tal que no haya epidemias de dengue.

Hay que recordar, sin embargo, que esas promesas son, por definirlas de alguna manera, accesorias a las necesidades internas que el régimen exige: son pagos aparte de los que debe realizar a sus sostenes "institucionales" entre los que se cuentan el movimiento "Reconciliación Colorada" y algunos conocidos contratistas del Estado.

Estos son los que se llevan la parte del león, cuyo costo se demuestra en el simplemente catastrófico estado de las cuentas públicas.

El país debe saber que está pagando por la vía ordinaria el mantenimiento de una clientela política y de contratos de privilegio. Las denuncias han sido realizadas por gente con nombre y apellido, sin que la Fiscalía General del Estado, ocupada en perseguir a opositores, se haya dignado siquiera a tomar nota de las mismas.

Pero incluso cuando no cumpla las promesas que prodiga a los que son capaces de molestarle, González Macchi no estará prestando un buen servicio al país, porque estará contribuyendo decisivamente a agravar el clima de descontento general que existe al defraudar a los supuestos beneficiarios de su desastrosa gestión.

Ya se ha señalado que el régimen no tiene capacidad para actuar de otra manera por la sencilla razón de que al carecer de legitimidad democrática, se debe a la satisfacción de los diversos apetitos corporativos que lo sostienen en contra de la voluntad del pueblo paraguayo.

El gobierno del senador González Macchi es, pues, un problema en sí mismo y no la solución de los numerosos asuntos que dificultan el desarrollo y el bienestar de los paraguayos.