Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

Arrecia la persecución

Enrique Vargas Peña

La marcha organizada por la Iglesia Católica y sus aliados el pasado 24 de marzo, cuyo principal objetivo expreso era alentar un endurecimiento de la persecución que sufren los miles y miles de paraguayos que por el "delito" de pertenecer a un movimiento político son catalogados de "criminales oviedistas", empieza a mostrar sus primeros resultados.

El abogado Max Narvaez, apoderado y vocero de la Unión Nacional de Colorados Eticos, movimiento que lidera el ex general Lino Oviedo, fue detenido días pasados en la vía pública "por orden superior", como se detenía a los opositores en la época de Alfredo Stroessner.

Indagado sobre las causas de dicha "orden", el diputado Walter Bower, ministro del Interior, sostuvo que la misma se debió a que el abogado Narvaez "se encontraba en el lugar equivocado" y que fue privado de su libertad "a pedido de los dirigentes de la manifestación" que en ese momento se desarrollaba en la plaza del Congreso.

Es decir, el régimen representado por Bower se arroga dos facultades que la Constitución no otorga al poder público: la de privar de libertad a los ciudadanos sin orden judicial y la de restringir el libre tránsito de las personas.

Todo el Paraguay conoce los antecedentes del señor Bower. No es sorpresa para nadie que dicho diputado crea, efectivamente, que puede hacer lo que está haciendo.

Lo novedoso es el apoyo político que ahora existe para la arbitrariedad gubernamental: nada menos que la Iglesia Católica.

Novedoso no tanto porque Ella apoye el autoritarismo, cosa que hizo desde siempre en el Paraguay con la honrosa y solitaria excepción del período en que la presidió Ismael Rolón, sino porque, justamente, su actitud actual supone un giro con respecto a la dirección que aquel buen hombre había dado a la Iglesia.

Ella solicitó expresamente, por medio de la marcha que sus organismos auxiliares llevaron adelante el 24 de marzo, que el régimen se comporte como lo hace el diputado Bower.

Los que no lo recuerdan, no tienen más que solicitar en cualquier parroquia el petitorio oficial de dicha marcha.

La Iglesia cuenta con el silencio de los que creen que "es necesario estar bien" con Ella, en orden a sostener algún bastardo proyecto. Sin embargo, va siendo hora de que la Iglesia también asuma la responsabilidad de sus acciones.

En un plano más amplio, la opinión pública está tomando nota de los que justifican el horror y de los que guardan silencio oportunista.

La arbitrariedad de la que ha sido objeto el abogado Narvaez, agravada por las mentiras con las que el régimen está tratando de excusarla, surge, pues, debido a que a partir de la marcha del pasado 24 de marzo se ha creado un clima propicio para hacerla posible. La arbitrariedad no se limitará al abogado Narvaez, sino que, como sucede siempre, alcanzará finalmente a toda la ciudadanía.