Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Quiebras industriales

Enrique Vargas Peña

30 de noviembre de 2000

  

         Las autoridades de la Unión Industrial Paraguaya (UIP) han denunciado que de no aprobarse el fondo de rescate industrial unas quinientas industrias sufrirán el remate de sus instalaciones por parte del sistema financiero, con el que se encuentran en situación de mora.

        La excusa más importante que se ha presentado para retrasar la aprobación del proyecto es la de que los fondos logrados con los bonos se usarán en realidad para salvar de la quiebra al Banco Nacional de Fomento, sobre el que planean varios escándalos mayúsculos de favoritismo político.

        También se cuestiona la estatización - que el fondo implica - de deudas privadas que pudieron haber sido contraidas debido a malos manejos empresariales que no tendrían por qué ser absorbidos por la sociedad.

         El Banco Nacional de Fomento se ha utilizado históricamente para beneficiar a los amigos del gobierno de turno y por ello muchos empresarios que recibieron legítimamente atención de la entidad se están viendo envueltos en problemas que no merecen.

        Es correcto, por tanto, poner el mayor cuidado posible para establecer las salvaguardias que fueran necesarias para evitar las manipulaciones aunque, como generalmente sucede en este Paraguay de marzo, se pretende que el procedimiento para evitar manipulaciones se reduzca a frustrar el fondo de salvataje.

        Liquidar el fondo de salvataje industrial porque legisladores que ganan muchísimo dinero para pensar se descubran incapaces de establecer mecanismos adecuados para impedir que los recursos destinados al aparato productivo se usen para la corrupción es sencillamente la prueba final que pudieran necesitar los empresarios que financian las campañas electorales acerca de la torpeza insalvable de la pomposamente autodenominada "clase política" paraguaya para dejar, de una buena vez de aportarle dinero.

        Lo mismo puede decirse de la estatización de las deudas industriales: los legisladores que dilapidaron setecientos millones de dólares en auxiliar a algunos banqueros, simplemente deberían ahora mostrar el empeño, el cuidado y la inteligencia que caben esperar con los sueldos que ganan, mayores, por cierto, que los que pusieron entonces en asegurar las garantías necesarias para que ese dinero que se destinará a la industria no termine cargado sobre las espaldas del contribuyente.

        Pero no deberían esgrimir contra la industria los argumentos que se guardaron muy bien de usar antes para beneficio del sector financiero, pues no se les nota altura moral para hacerlo.

        Nadie debería descartar en nuestro país que el fondo de salvataje industrial termine convertido en una fuente de corrupción (otra más), pero cuando los políticos imputados de apoderarse del 26% de los sobornos (La Nación  29-XI-00) que se pagan en el país buscan torpedear un proyecto que bien estudiado puede beneficiar a la sociedad entera, cabe pensar que lo único que buscan es recibir una buena coima. 

 

   

    

VOLVER A PRIMERA PLANA