Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El partido sobre todo

Enrique Vargas Peña 

30 de junio de 2001

        Una acusación que tradicionalmente se esgrimió contra el partido Colorado es que los dirigentes de la Asociación Nacional Republicana son colorados antes que paraguayos y que priorizan absolutamente al partido en lugar del país.

        Para ellos es más importante que el partido mande a que el país progrese, según esta crítica.

        La transición a la democracia, inaugurada el 3 de febrero de 1989, hizo suponer a muchos que aquella acusación estaba demasiado trillada ya como para afectar las decisiones del electorado pero ahora, dados los últimos acontecimientos, parece necesario revisar esta suposición.

        Todo el país, incluida la nueva dirigencia del partido Colorado, está completamente conciente de que el gobierno del senador Luis Ángel González Macchi es un desastre nacional, cualquiera sea la vara con que se lo mida.

        Todo el país sabe también que un procedimiento constitucional y legítimo para terminar con esta pesadilla que empobrece a los paraguayos es el juicio político y la destitución del senador-presidente y todo el país sabe, además, que existen elementos suficientes para destituir a González Macchi. No solo legales, sino políticos y sobre todo morales.

        Sin embargo, a pesar de saber que cada minuto que el senador-presidente continúe en el poder significará un tiempo de dolor y privaciones para cada habitante del Paraguay, la actual dirigencia colorada, encabezada por Nicanor Duarte Frutos, justifica su oposición al juicio político de González Macchi con el argumento de que su caída conducirá al partido Liberal al poder.

        A Nicanor y a sus amigos argañistas y wasmosistas no les interesa el infortunio del Paraguay. Les interesa asegurarse el poder. No les interesa que su estrategia prolongue la vida del peor gobierno que haya castigado a nuestro país a lo largo de su desdichada historia. Les interesa solamente seguir mandando.

         Desgraciadamente es más que probable que Nicanor logre su objetivo de impedir el juicio político de González Macchi. Y también es posible que una vez que eso haya sucedido fuerce la renuncia del senador-presidente y del vicepresidente Julio César Franco, para entregar la presidencia a algún fiel amanuense del Congreso.

        No hay en la estrategia de Nicanor Duarte Frutos un solo ápice de grandeza, de moral o de patriotismo. La suya es una política pigmea, avara, dañina, cuyo único objetivo es permitirle a él, a Nicanor, decir que fue capaz de mantener al partido Colorado en el poder.

        Y la historia dirá, seguramente, que Nicanor Duarte Frutos mantuvo al partido Colorado en el poder. Pero dirá también que lo hizo al precio de sacrificar al Paraguay por un rastrero cálculo político.

         Para todos los muchos que creyeron que los argaño-wasmosistas podrían convertirse en políticos rectos al servicio del país, allí tienen, pues, el rotundo desmentido que les está brindando Nicanor Duarte Frutos.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA