Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

El fascismo no quiere elecciones

Enrique Vargas Peña

Los agentes del régimen están impulsando por todos los medios a su alcance y en todos los frentes, la supresión de las elecciones. Los jerarcas de la dictadura ya no disimulan su programa y todos, Laíno, Wasmosy, Bower, admiten públicamente que no quieren que el pueblo paraguayo hable.

Pero los fascistas necesitan todavía dar la apariencia de respetar la legalidad burguesa que detestan, y deberán, por eso, disfrazar con una aprobación legislativa la supresión las elecciones. Quieren hacerlo antes de febrero, según confesión de Rigoberto Zarza, principal operador del régimen en la materia.

Hay que repetir aquí para qué sirven las elecciones, pues el aparato propagandístico de la dictadura (Ultima Hora, Canal 9 etc.) está tratando de ocultarlo.

En primer lugar, las elecciones sirven, como es obvio, para que el pueblo elija a quienes administrarán sus bienes. Los bienes del pueblo, por ejemplo, los millones de dólares para el Hospital Militar que quieren depositar en sus cuentas privadas algunos muchachos, o los que quieren embolsarse sobrefacturando reliquias aéreas de la II Guerra Mundial.

Pero las elecciones sirven, principalmente, para expresar la voluntad pública, el sentimiento general de la población, que es lo que el régimen paraguayo no desea que se exprese.

Al régimen no le interesa tanto el aspecto administrativo de la elección, que tampoco desea, sino su aspecto político: la dictadura teme el pronunciamiento del pueblo sobre su gestión.

Cualquier persona que dedique unos minutos del día a leer las noticias internacionales de los diarios conoce esta función principal de un proceso electoral, la medición de la voluntad política de la nación.

Por ejemplo, cuando los cables dicen que los electores argentinos castigaron a la corrupción menemista pero no al modelo que Menem trajo a la Argentina están hablando de ese aspecto de las elecciones más que del de la mera elección de administradores.

Cuando los despachos noticiosos dan cuenta de que Fernando De la Rúa elige un gabinete que promete seguir la línea de Menem, pero sin corrupción, están mostrando cómo el presidente electo de los argentinos "lee" el mensaje político que recibió del electorado.

O cuando los electores de los estados alemanes castigan al partido del canciller federal Gerhard Schroeder, en elecciones regionales, están cumpliendo las dos funciones al mismo tiempo: eligen administradores locales y envían un mensaje político al gobierno: "cambie, que su dirección no nos gusta".

Eso sucede en todo el mundo y por eso en todo el mundo la tendencia democrática es institucionalizar las elecciones llamadas de "medio término", aumentar las consultas populares, que son las que permiten al pueblo enviar mensajes permanentes al gobierno, controlándolo efectivamente.

El 10 de mayo de 1998, también el pueblo paraguayo, de una manera ejemplar y sin tachas, eligió administradores y dio un mensaje estentóreo y claro: "señor Wasmosy, no queremos saber más de Usted; váyanse Ud. y su aliado Laíno". El pueblo supo elegir pero Wasmosy y Laíno todavía no aprenden a leer. Ni a respetar.

La elección de vicepresidente de la República permitirá a la sociedad paraguaya hablar sobre la marcha de los acontecimientos, como hubiera podido hablar una parte significativa de ella en las también suprimidas internas del partido Colorado.

También lo harán las elecciones municipales, que son aquí las elecciones de "medio término" que el proyecto corporativo en marcha quiere suprimir porque la oligarquía que nos oprime teme la voz del pueblo.

El voto de los diputados sobre el proyecto de suprimir las elecciones de "medio término" y sobre eliminar la elección del vice presidente permitirá ver quiénes sirven realmente al pueblo y quiénes al fascismo.