Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

"Yo o el caos"

Enrique Vargas Peña

28 de setiembre de 2000

  

La Federación de la Producción, la Industria y el Comercio (Feprinco) del Paraguay ha dado a conocer su rechazo al presupuesto general de gastos para 2001 presentado por el Poder Ejecutivo por considerar que el mismo, deficitario y reducido a pagar los salarios de la enorme burocracia estatal, ahondará la ya grave situación económica del país.

         Toda persona que se haya dedicado a informarse, aun superficialmente, sobre el presupuesto coincide con el planteo de Feprinco y sabe, como los empresarios nucleados en dicha asociación, que el país se encamina a una debacle administrativa y económica como no se había visto en más de setenta años.

         Es ante una situación como esta que resulta imperioso insistir en la cuestión de la legitimidad de los gobernantes: cuando un gobierno no surgido de las urnas mantiene un rumbo que según todos los observadores está llevando al país al despeñadero es necesario recordar a ese gobierno que la responsabilidad ulterior existe.

         Se han explicado suficientemente aquí las razones por las que el gobierno de González Macchi no puede, en realidad, hacer algo diferente a lo que está haciendo: él es prisionero de su propia lógica política y el empleo y el contrato públicos son la  matriz fundamental de su base social.

         Sin embargo, más temprano que tarde, incluso los beneficiarios más directos de las acciones del gobierno serán afectados por sus consecuencias, por los límites que la realidad impone a la voluntad y a los deseos.

         Cuando eso suceda, a las dificultades económicas y administrativas se agregarán nuevas dificultades sociales y políticas, como si hicieran falta estaas adiciones.

         Entonces el país estará preparado para aceptar la salvación de cualquiera capaz de proponérsela con una fórmula conocida: “yo o el caos”. 

 

  

   

 

VOLVER A PRIMERA PLANA