Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Apelación a Unace

Enrique Vargas Peña

28 de julio de 2000

    

         La campaña del heredero designado de la vicepresidencia de la República, Félix Argaña, está superando todos los límites imaginables en materia de audacia.

        Mientras el discurso oficial del heredero habla de mantener el nivel de intolerancia que caracteriza al régimen dictatorial inaugurado el 28 de marzo de 1999, con el aplauso de los represores más radicales, en la calle aparecen afiches en los que pide a las vícitmas de la persecución que le apoyen para consolidar un sistema en el que se les garantiza seguir siendo tratados como escoria.

        Los afiches de Félix Argaña que tratan de inducir a los electores oviedistas a votar por él, publicados en La Nación son un sarcasmo sangriento: en primer lugar, porque sus autores presumen que dichos electores son idiotas al pensar que un cartelito puede engañar a los oviedistas y, en segundo lugar, porque esos afiches piden, ni más ni menos, que las víctimas autoricen a sus verdugos a seguir castigándolas.

        Félix Argaña no puede ofrecer a los oviedistas más que lo mismo que él y su familia les han estado proporcionando desde que tomaron el poder: exclusión, vejámenes, injusticias, humillaciones y burlas como este afiche que apela a la UNACE.

        No puede ofrecer otra cosa porque el régimen wasmoargañista que el  Paraguay padece necesita reprimir para mantener unidos a sus integrantes, los que sin la existencia del enemigo común, se comerían unos a otros como estuvieron haciendo hasta que Oviedo apareció en el horizonte.

        Obviamente hay personas que, habiendo integrado la UNACE, apoyan ahora la campaña del heredero oficial. No son pocos, pero son aquellos que encuentran en el compromiso político un modus vivendi y que no sienten diferencia alguna entre estar con Dios o con Satán.

        Hay otros que deben apoyar a Félix por causa de fuerza mayor. Aquellos que han sido tan presionados y sobre los que se ha ejercido un nivel de amedrentamiento tan horrendo que no tienen más alternativa legítima que aparecer como están apareciendo.

        Muchos de estos últimos podrán, por supuesto, ejercer su pequeña pero significativa venganza en el cuarto oscuro, el 13 de agosto, votando contra sus opresores en secreto y con seguridad.

        Pero una gran parte de la gente que integra la UNACE mantiene firme sus compromisos políticos y sus posiciones y está dispuesta a castigar a quienes han convertido al partido de Bernardino Caballero en covacha de una  familia. 

VOLVER A PRIMERA PLANA