Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

 

Los responsables de marzo

Enrique Vargas Peña

En pocos días más se recordará el primer aniversario de la caída del gobierno constitucional de Raúl Cubas y de la instauración, en su lugar, de la dictadura que actualmente nos oprime, el "régimen de marzo".

Es apropiado, por tanto, reflexionar sobre sus responsables.

A fines del 97 el país abrió el proceso de renovación de autoridades, con elecciones internas en los partidos, con vistas a las generales de mayo del 98.

El Paraguay estaba arruinado por la gestión de Juan Carlos Wasmosy quien, con apoyo de Gonzalo Quintana entre otros, dilapidó unos ochocientos millones de dólares para pagar las cuentas dejadas por algunos prestamistas.

Pero era todavía un país en transición hacia la democracia.

El 7 de setiembre del 97, Lino Oviedo, legalmente habilitado, triunfó en las primarias coloradas con un discurso sencillo: basta de corrupción.

El mensaje del electorado fue contundente: más del setenta por ciento de los colorados votó ese día contra Wasmosy. Fue un repudio humillante.

El sistema democrático empezaba a funcionar, dando al ciudadano la posibilidad de castigar con su voto a los malos gobiernos.

Wasmosy no se amilanó. Despreciando al pueblo dijo que los paraguayos somos infradotados que no sabemos elegir e hizo todo lo que estuvo a su alcance para evitar, efectivamente, que eligiéramos.

Con sus cómplices Laíno y Caballero Vargas, con sus nominados de la Corte Suprema y con sus peones en el Congreso y en la prensa se encargó de demoler el orden jurídico existente, que permitía al pueblo castigarlo, para construir otro, nuevo, en el que la soberanía popular estuviera tutelada.

El discurso de "Ultima Hora", buque insignia del wasmosismo triunfante, es particularmente revelador de esa política.

No hubo límite que no haya sido roto en ese propósito, desde el uso de tribunales especiales hasta la remoción de jueces independientes, desde la bendición de actos arbitrarios del gobierno (doctrina Paciello) hasta el intento de surpimir las elecciones, desde el llamado al golpe militar hasta poner al país al servicio de Mark Jiménez, financista de Bill Clinton y Albert Gore.

Se había iniciado otra transición. La transición hacia la dictadura.

Sin embargo, el 10 de mayo del 98 el pueblo todavía pudo hablar: cincuenta y cuatro por ciento de los paraguayos votamos contra Wasmosy y su aliado Laíno, que fueron apoyados por casi toda la prensa, las agencias, el empresariado, los sindicatos, su Corte Suprema, la Iglesia y Clinton.

El voto castigo fue insoportable para el ex presidente y los suyos, que resolvieron acabar de una buena vez con esa costumbre de votar.

La poderosa coalición fáctica articulada por Wasmosy hizo todo lo que estuvo a su alcance para hacer fracasar no solamente al gobierno de Cubas sino al sistema que permitía al pueblo castigar a los ladrones.

El resto de su éxito también se conoce. Y sus resultados socio-económicos.

Los paraguayos no saldremos de nuestros problemas económicos y sociales si no reconquistamos la democracia.

Quienes sirvieron a Wasmosy en la tarea de despojar al Paraguay de su soberanía pueden, cómo no, tratar de enmendar ese acto, pero hay un solo camino para hacerlo: abolir el régimen de marzo, hasta sus cimientos.

No deberían tratar de secuestrar el cambio, para seguir empobreciendo a los paraguayos.