Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

Mejor o peor?

Enrique Vargas Peña

Los resultados de un gobierno se miden mediante una simple pregunta: ¿estamos mejor o peor que cuando ese gobierno se hizo cargo de la administración pública, hace ahora un año?

No hace falta recurrir a declaraciones de la verdadera oposición al régimen presidido por el senador Luis González Macchi para encontrar la respuesta.

Tampoco es necesario escuchar o leer lo que dicen los que han estado aliados con él, liberales, encuentristas, católicos, norteamericanos, brasileños, que en forma unánime y cada vez más estridente pretenden que se olvide que ellos fueron elementos fundamentales en el establecimiento de la presente situación.

Lo único que hace falta para responder a la pregunta inicial es ir al mercado y comprobar si nuestros ingresos rinden como hace un año o no; salir a la calle y verificar si llegaremos a donde queremos ir sin que nos asalte el miedo de llegar íntegros; escribir o decir algo sobre el gobierno y reflexionar sobre los riesgos de hacerlo ahora y los que se corrían hace un año.

Cada habitante del Paraguay, cada ciudadano, cada hombre y cada mujer de este país puede hacer ese examen sencillo, y darse una respuesta independiente, no influida por lo que digamos los medios de comunicación.

Si el resultado es que puede comprar más cosas, llegar a su destino con más seguridad y expresarse más libremente ahora que hace un año, entonces el gobierno ha sido bueno y no hay por qué cambiarlo.

Pero si, en cambio, se comprueba que los ingresos ya no cubren ni las necesidades básicas, que hay inseguridad en las calles y mala atención en los hospitales, peor educación en las escuelas, que hay mayor miedo a hablar sobre las autoridades, entonces el gobierno ha sido malo y no merece apoyo.

Lamentablemente, el régimen que preside el senador González Macchi ha estado haciendo todo lo que ha visto a su alcance para evitar que si la respuesta es que estamos peor ahora que hace un año la ciudadanía pueda ejercer el derecho que tiene en las democracias de iniciar el proceso de cambiar pacíficamente a sus gobernantes.

Desde el 28 de marzo de 1999 el grupo en el poder ha estado tratando de reprimir la aparición de cualquier expresión de descontento o de desacreditarla si, por alguna falla en el mecanismo oficial, ocurría.

Así, muchos que durante estos trescientos sesenta y cinco días han protestado porque el ingreso ya no les alcanza, o porque ya no pueden ir al cine como antes, o porque en los centros de salud les atienden ineficientemente, o porque la nafta sube para pagar cuentas que nada tienen que ver con el precio del petróleo, fue inmediatamente acusado de "criminal oviedista" y despojado facticamente de derechos.

En las democracias, si la respuesta a la pregunta del título es que estamos peor, el procedimiento habitual es castigar con el voto a los candidatos oficialistas en la más próxima elección.

El voto castigo consiste en votar por cualquiera, menos por los oficialistas.

Pero si se impide votar o se restringe artificialmente el pluralismo o se organiza un fraude para desconocer el resultado verdadero del voto, entonces el castigo al mal gobierno toma rumbos diferentes.