Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Proyecto Argaña

Enrique Vargas Peña

26 de julio de 2000

 

 

 Uso la expresión “proyecto Argaña” para denominar al conjunto de tendencias que el grupo que ejerce el gobierno en la República del Paraguay ha venido desarrollando desde que tomó el control del gobierno, en marzo de 1999, y no a algún plan expreso que dicho grupo esté desarrollando de manera deliberada.

Y la he acuñado así, “proyecto Argaña”, no porque la familia Argaña haya elaborado plan alguno ni porque sea la única fuerza dominante del gobierno, sino porque ella es la que presta mejor su nombre a este período de la historia nacional.

En el curso del tiempo transcurrido entre marzo de 1999 y el momento presente, se han esbozado ya numerosos aspectos del “proyecto Argaña” como para que resulte ahora necesario repetirlos o para que sean una sorpresa para quienes han seguido con alguna continuidad el curso de los acontecimientos.

Pero, sintetizando el “proyecto Argaña”, se puede decir que es la intención de los beneficiarios tardíos del régimen de Alfredo Stroessner por restaurar la posición de preeminencia de la que disfrutaron toda la vida y que el desarrollo de la transición hacia la democracia ponía en peligro cierto e inmediato.

Se trata de una posición política, social y económica.

El “proyecto Argaña” es una gran coincidencia de los sectores diversos que se beneficiaban de la dictadura de Stroessner en la que cada uno contribuye con determinadas tareas.

Por ejemplo, el ex presidente Juan Carlos Wasmosy está encargado de mantener para el presente régimen paraguayo el apoyo del gobierno norteamericano de Clinton, lo que implica mantener para el mandatario norteamericano los negocios de los que el filipino Mark Jiménez extrae los fondos que terminan en las arcas del partido Demócrata de Estados Unidos sin fiscalización del pueblo norteamericano.

El grupo Barchini, al que tal vez debe agregarse el manejado por el ministro de Obras Públicas, Alberto Planás, está encargado de mantener el apoyo del ex dictador Stroessner, lo que también implica la reserva de determinados sectores de actividad económica.

Grupos menores, como el de Reinaldo Domínguez Dibb, el de Eduardo Nicolás Bo, el de Guillermo Caballero Vargas, el de Demetrio Rojas, por mencionar los más llamativos, agregan el apoyo de un importante sector de los medios de comunicación y de los partidos políticos.

Y todos, de una forma u otra, actúan para mantener el principal sustento político del régimen, repitiendo en eso, pero de una manera muy burda, el esquema montado por Stroessner, que es el apoyo de Brasil, que a cambio, impone sus requerimientos en Itaipú y en la vida comercial de la extensa frontera común.

El “proyecto Argaña”, finalmente, no es una idea de país, sino una intención patrimonialista. Históricamente es la degradación final de los residuos de la dictadura de Stroessner. 

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA