Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Burt, el recaudador

Enrique Vargas Peña 

26 de febrero de 2001

La administración municipal de Martín Burt se jacta de haber aumentado extraordinariamente las recaudaciones del Municipio asunceno.

Lo hace con razón. Por tomar el caso de una propiedad céntrica, en 1997 la tasa que la Municipalidad cobraba por mantenimiento del pavimento era de gs. 85.950 (unos treinta dólares), Ahora es de 1.960.000 (quinientos treinta dólares), un aumento del mil setecientos por ciento (1.700%). Y cada año suben más, como si la capacidad de pago de la gente fuera infinita.

La municipalidad arguye que modificó el sistema de cálculo para aplicar “correctamente” las cargas, pero el hecho cierto e incontrovertible, el hecho que Burt no puede negar, es que antes, con mucho menos dinero, había menos baches en la ciudad y que no se tardaba cuatro años para empezar a taparlos.

Es decir, antes, los ciudadanos pagaban menos y recibían más del municipio. En estos momentos pagan más y reciben menos.

Ese es el modo en que el partido Liberal Radical Auténtico se comporta con la ciudadanía: su administración del municipio asunceno ha sido simplemente desastrosa para los habitantes de la ciudad; el paso de los radicales auténticos por el poder capitalino no ha redituado beneficio alguno para los asuncenos.

El discurso sobre la vida útil del asfalto o sobre la irresponsabilidad de Corposana, que Burt esgrime en su descargo y que son ciertos, solamente ponen en evidencia la incapacidad de los radicales para ejercer un liderazgo coordinador en beneficio de los asuncenos.

Se dan por satisfechos con encontrar a quien culpar del descalabro, cuando lo cierto es que los contribuyentes les pagan el sueldo para prevenir o reparar rápidamente los problemas que pueden afectar a la gente.

En general puede decirse que antes de la llegada de los radicales auténticos la ciudad estaba más limpia, el centro histórico estaba mejor atendido y la zona de prostíbulos estaba bien delimitada, a pesar de que este gobierno cuenta con más recursos que ninguna administración anterior.

Burt es un ejemplar típico de los políticos que hicieron el "marzo paraguayo". Todos ellos, sean del partido que sean, consideran que el sector público es un fin en sí mismo y lo único que buscan es cómo financiar los gastos de las burocracias clientelísticas a cuyo crecimiento se dedican.

El país de las personas de a pie, de esa inmensa mayoría que no vive de los favores que los políticos hacen con dinero del pueblo, les importa solamente para saber cómo pueden aumentarles los impuestos, las tasas, las contribuciones que requieren para que los funcionarios públicos puedan tener celulares, quinchos y la Hilux 4x4.

Se vacían los bolsillos de los paraguayos para engrosar los de los burócratas y contratistas públicos; la sociedad paraguaya ha sido puesta al servicio del funcionariado. Martín Burt y su partido aportaron como pocos a la construcción de este sistema pervertido.

Va siendo hora de volver a la normalidad, de despedir a políticos como Burt para poder bajar los impuestos.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA