Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

editorial del diario La Nación del 26 de enero 2000*

Contribuciones políticas

El caso del "empresario" filipino Mark Jiménez permite exponer cómo afecta al Paraguay el espinoso tema de las contribuciones electorales en Estados Unidos.

Recapitulando: Mark Jiménez encontró una veta del mercado para hacerse rico, vendiendo al Paraguay partes de computadoras que se convierten en computadoras para Brasil y Argentina.

Esa actividad específica fue protegida, al menos desde 1995, por el gobierno norteamericano porque Jiménez se había convertido en un importante contribuyente del oficialista partido Demócrata de EEUU.

Hay elementos, que se encuentran bajo investigación judicial y legislativa en EEUU, que inducen a pensar que el negocio de Jiménez es, en realidad, una operación de lavado de dinero.

Pero independientemente de esa cuestión agravante, lo cierto y lo concreto es que protegiendo a "empresarios" como Jiménez, desde el gobierno de EEUU se ha logrado que el partido Demócrata eludiera los controles que los ciudadanos norteamericanos han establecido sobre las finanzas políticas.

Como las contribuciones a los políticos pueden determinar la adopción de determinadas políticas no votadas, ni deseadas, ni conocidas, por el electorado, tal como se está demostrando en el escándalo que afecta al ex presidente del gobierno alemán, Helmut Kohl, todas las democracias dignas de ese nombre han establecido, o lo están haciendo, controles sobre los fondos que reciben los partidos políticos o los políticos personalmente.

Este tipo de control es el que está costando también una investigación criminal al presidente de Israel, Ezer Weizman.

En Estados Unidos, y en todas las democracias, es un asunto de vida o muerte para la soberanía popular, que el pueblo sepa con quiénes están financieramente comprometidos los mandatarios.

En general, todas estas leyes se basan en la obligación que se impone a los partidos, a los políticos, a los empresarios y a los donantes, de declarar no solamente el monto de las contribuciones, sino el origen del dinero: cómo se generaron los recursos que se destinan a la vida política.

Consecuentemente, políticos sin escrúpulos como el actual presidente de EEUU, usan mecanismos que les permiten eludir esos controles y recibir recursos, a cambio de compromisos, sin fiscalización.

Los tesoreros políticos de William Jefferson Clinton vieron que generando fondos en el exterior, como con la venta de partes de computadoras que hace Mark Jiménez, pueden disfrazar los fondos que reciben y usan.

Clinton, un hombre que ha mentido a la Justicia y que superó un juicio político debido a votos de políticos tan oportunistas como él, puede, mediante apoyos como el que presta a Mark Jiménez, evitar que su partido se vea limitado, o constreñido, por las leyes referentes a las contribuciones políticas.

A cambio, y esto es lo grave, la política norteamericana en países como Paraguay, se orienta a proteger los negocios de Jiménez, al margen del interés nacional legítimo de EEUU. Esto incluye, como se ha visto, hacer todo lo necesario, todo, para evitar que esos negocios sean afectados en los países víctimas.

Los efectos de esta inmoral política del señor Clinton no solamente son calamitosos para Paraguay, que por ella se ve sometido al imperio de camarillas que lo expolian impunemente con la bendición de Washington.

Son desastrosos también para el pueblo norteamericano, cuyos políticos tienen en este mecanismo perverso la posibilidad de escapar del contralor popular, actuando de manera cada vez más autónoma con respecto a sus mandantes.

El germen de la descomposición, que los agentes de la política de Clinton pretenden limitar a países como el Paraguay, anida así en el sistema norteamericano, alimentado desde la misma Casa Blanca, en la que está instalado un hombre que carece de límites morales.

*EVP