Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Impuesto inflacionario

Enrique Vargas Peña

24 de agosto de 2000

  

El diario ABC informa que entre los planes de los directores económicos del gobierno figura una emisión de dinero por valor de unos trescientos cincuenta millones de dólares que se realizaría para cubrir el déficit fiscal.

         Se realizará una gigantesca oferta de guaraníes, que inundarán el país, y, por tanto, el precio del signo monetario paraguayo caerá con relación al propio Producto Interno Bruto y a las divisas extranjeras.

         Al caer el precio del guaraní, los de los bienes y servicios tratarán de mantener un nivel constante, para no derrumbarse con el de la moneda, y serán remarcados a un ritmo equivalente al de la inyección monetaria o pautados en dólares.

         No podrán hacer lo mismo los salarios en guaraníes, que se fijan en base a contratos fijos y que no están protegidos por una escala móvil.

         En síntesis, de confirmarse las versión señalada al principio, el gobierno desatará un proceso inflacionario.

         La inflación es un impuesto que los gobiernos suelen cargar sobre la mayoría de la población. Es inconstitucional. Es ilegal. Y es ilegítimo.

         Es un impuesto porque implica una contribución forzosa a la que se obliga a todos los que trabajan en guaraníes, pues la parte del precio del signo monetario nacional que se pierde debido a la mayor oferta de él que hace el gobierno, se la embolsa el propio gobierno y se destina a financiar el déficit.

         Y es inconstitucional e ilegal porque es un impuesto que se cobra sin permiso del Congreso que, sin embargo, puede enjuiciar a las autoridades monetarias por este manejo. Y es ilegítimo porque se usará para cubrir los gastos que el gobierno hizo en orden a mantener una clientela política.

         El crecimiento disparatado del déficit público durante la gestión de Luis Ángel González Macchi no tiene otra causa que el uso del Estado como fuente de ingresos para los amigos del gobierno, ya a través de contratos públicos, ya a través de empleos directos.

         La inflación es, además, un instrumento perverso porque es una baja en el nivel de ingresos de los que ganan en guaraníes que permite a algunos empresarios exportar a precio “competitivo” sus productos para ganar en dólares, pero no porque hayan mejorado la productividad, sino porque aplastan artificialmente uno de sus costos de producción: el salario de los empleados.

         Esos empresarios serán más ricos con la inflación, pero a costa de empobrecer a sus empleados y al resto de los paraguayos.

         El gobierno, que ya recurrió a este expediente al principio de su gestión, no puede tomar peor camino que este que se anuncia. Hundirá todavía más al país.

 

VOLVER A PRIMERA PLANA