Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Marzo paraguayo

Enrique Vargas Peña 

24 de marzo de 2001

 

Los beneficiarios del "marzo paraguayo", golpe realizado entre el 22 y el 28 de marzo del 99 que restringió la democracia, pretenden, a través de "Ultima Hora" y sus demás medios, separarlo de sus consecuencias actuales.

         Quieren que se crea que Luis Ángel González Macchi es el único culpable de la situación que sufrimos los paraguayos desde aquellos días. Milda Rivarola y Pepito Morínigo incluso recopilaron un libro para eso, aunque deberían saber que no resulta mentir tanto durante tanto tiempo.

         Desde el 27 de diciembre del 92 los grupos aglutinados en torno a Juan Carlos Wasmosy y Guillermo Caballero Vargas intentaban limitar el derecho del pueblo paraguayo a autogobernarse.

         Pepa Kostianosky fue comisionada para decirnos que los paraguayos no sabemos elegir y que no deberíamos que tener tantas elecciones.

         Wasmosy y "Guillermo" saben que cuanto más elecciones hay, más participa el pueblo en el gobierno y más controlados están los gobernantes.

         Y también que un gobierno sin control popular abre campo a los "negocios". Así dieron prensa a filósofos que no conocían ni a Lord Acton (“el poder corrompe”).

         Pero la corrupción hace ineficiente la administración, pues las señales naturales del proceso económico son reemplazadas por artificios que elevan los costos. Un gobierno corrupto es un camino seguro a la pobreza.

         El 7 de setiembre de 1997, la gente castigó la corrupción, optando por quienes se habían opuesto a Wasmosy, por lo que Pancho de Vargas, Mina Feliciángeli, los generales Carlos Ayala y Evelio...llamaron a hacer un golpe para cortar de una vez la democracia.

         Los wasmoencuentristas menos cavernarios creyeron que eso no era aún necesario y que todavía alcanzaba con instrumentar al Poder Judicial que comparten con Domingo Laíno. Y empezaron a usarlo contra el pueblo.

         Nadie olvida que los líberowasmoencuentristas buscaron dejar fuera de carrera a los colorados para las elecciones del 10 de mayo de 1998.

         Sin embargo, ese día, el pueblo paraguayo mostró lo bien que sabe elegir, pues a pesar del bombardeo publicitario que pretendía presentar como opositor a Laíno, votó por el cambio, sin caer en el engaño.      

         Esto colmó la paciencia de los grupos de Wasmosy y “Guillermo” que torpedearon, con ayuda del corrupto Bill Clinton, al gobierno elegido, modificando el orden jurídico preexistente para impedirle cumplir con los mandatos recibidos, que eran legítimos.

         Encargaron a la Iglesia Católica poner la carne de cañón y el cura Oliva

levantó el altar del sacrificio.

         El 28 de marzo de 1999 los grupos de Wasmosy y “Guillermo” triunfaron e hicieron un régimen a su gusto. González Macchi no fue más que su instrumento. Sin él, el golpe hubiera producido los mismos efectos que ahora sufrimos pues son consecuencia del sistema, no de las personas.

         Nuestro país no tiene esperanzas de mejorar mientras crea que el “marzo paraguayo” se puede separar de sus consecuencias. Para reconquistar el futuro hay que abolir esa desgracia nacional.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA