Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

El No a Mercosur

Enrique Vargas Peña 

22 de junio de 2001

La reunión de presidentes de los países de Mercosur realizada en Asunción los días 21 y 22 de junio motivó diversas expresiones del descontento de los paraguayos con la unión aduanera.

Los motivos son varios y van desde la persistencia de antiguas trabas comerciales a la producción paraguaya de parte de Brasil y Argentina hasta el desconocimiento sistemático de esos dos países de las regulaciones pactadas.

El descontento incluye un aspecto político. Cuando Paraguay ingresó a Mercosur se dijo que lo hacía en salvaguarda de su entonces recién inaugurado tránsito hacia la democracia.

Sin embargo, Mercosur no ha garantizado la sobrevivencia de la democracia en Paraguay. Brasil, el principal socio del bloque, ha ejercido sobre Paraguay una influencia abiertamente contraria al sistema democrático.

Los paraguayos, pues, no vemos mayores ventajas en la unión. Nuestros aranceles externos eran más bajos que los que hay que soportar ahora y nuestras libertades dependían mucho menos de factores externos.

El esfuerzo de algunos por tratar de salvar la permanencia de Paraguay en el bloque, centrado principalmente en el establecimiento de tribunales supranacionales capaces de poner coto a los socios mayores es vano.

Brasil y Argentina no están en Mercosur para hacer justicia sino para tratar de armonizar sus respectivas ambiciones sobre la región. Los desvelos de algunos bienintencionados ingenuos no modificarán, lamentablemente, esa realidad.

Pero el actual gobierno paraguayo, instalado y sostenido por Brasil, nada hará para obedecer los deseos del pueblo paraguayo o defender sus intereses, salvo alguno que otro inútil gesto propagandístico. El está allí para precautelar los intereses brasileños.

Esa es, tal vez, la mayor frustración de los paraguayos con respecto a Mercosur: saber que estamos allí prisioneros, sin poder hacer otra cosa que expresar a través de los medios nuestro disgusto con una unión aduanera cuyo resultado ha sido solamente el empobrecimiento.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA