Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

editorial del diario La Nación del día 23 de marzo de 2000*

A un año del atentado

Se cumple el primer aniversario de la muerte del Dr. Luis María Argaña, quien era entonces vicepresidente de la República.

A la tragedia propia de su desaparición en un momento muy difícil de la vida política paraguaya, en la que era muy necesario el concurso de gente como él, con una experiencia y una versación que contrastan con la ineptitud y la ignorancia de sus herederos, se sumó la tragedia de lo que sobrevino.

La muerte de Argaña fue convertida en la partida de nacimiento de un nuevo orden político institucional autoritario, excluyente y sin participación popular y se la usa como el instrumento con el que los beneficiarios de ese nuevo orden persiguen a la oposición y hostigan a los críticos.

Se emplea sin recato la muerte de Argaña, y su figura, para auxilio de un régimen político profundamente impopular, convirtiéndolos en herramienta para sostener injusticias odiosas y privilegios intolerables.

Si alguien pretendió en algún momento que Argaña pasara a la historia recordado por su valiente lucha contra la corrupción del régimen encabezado por Juan Carlos Wasmosy, fue desalentado curiosamente por sus herederos, que han preferido convertirlo en bandera de una de las peores camarillas que ha usufructuado el poder público en la historia amarga del Paraguay.

También es llamativo que quienes debieran sentirse más preocupados por la falta de transparencia en las investigaciones necesarias para esclarecer las circunstancias de la muerte de Argaña sean los que alientan la actuación poco seria de los encargados de averigüar los detalles de una muerte que conmocionó al país.

Se le hace cada vez más difícil a la gente creer en las fabricaciones propagandísticas que difunde sin descanso el aparato de prensa del régimen, montajes que no alcanzan a cubrir las contradicciones de la supuesta investigación oficial de la muerte de Argaña.

El tiro les está saliendo por la culata.

El hecho simple es que, ante la pruebas presentadas por quienes no se dejaron amilanar por el terror que se usó contra ellos, el régimen tuvo que cambiar su versión inicial de los hechos y crear otra, nueva y diferente.

La verdad simple es que si el régimen se salía con la suya, José "Coco" Villar sería recordado como el asesino de Argaña a pesar de ser inocente, por lo que la opinión pública se pregunta si no habrá otros acusados injustamente en el caso y si esas acusaciones no son, en realidad, parte de un esquema para destruir toda oposición.

El evidencia simple es que desde el régimen se está dilatando el acceso del público a la verdad llevando al vídeo la nueva novela oficial, plantando testigos falsos, admitiendo testimonios dudosos, violando las normas del debido proceso y llenando los numerosos huecos que existen en sus afirmaciones con un agotador bombardeo propagandístico en todos sus medios de comunicación.

El primer aniversario de la muerte de Argaña encuentra, pues, al país sin poder acceder a las certezas que exigía desde el momento en que la tragedia se produjo, moralmente aplastado por tanta manipulación e institucionalmente hundido por tanta arbitrariedad y autoritarismo.

 

* EVP