Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La cuestión ideológica

Enrique Vargas Peña 

22 de enero de 2001

Se está planteando en el seno del partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), que se autodefine como continuidad histórica del partido Liberal paraguayo fundado el 10 de julio de 1887, un notable debate ideológico que puede hacer mucho bien al país.

         El PLRA es, con el partido Comunista paraguayo, una organización política teóricamente surgida para proponer e impulsar una serie de ideas muy determinadas, que son, en general, las formuladas por los constructores del sistema institucional anglo norteamericano.

         A muy poco de su fundación, sin embargo, el partido Liberal paraguayo se vio convertido en un trampolín al poder que aglutinaba a los meros opositores al partido Colorado (Asociación Nacional Republicana, fundada el 11 de setiembre de 1887, también a la luz de las ideas también liberales de José Segundo Decoud y Bernardino Caballero).

         Las ideas liberales (rechazo del dogmatismo, laicismo militante, sociedad abierta, respeto absoluto por el juego limpio y economía de mercado) fueron rápidamente sacrificadas para satisfacer a los mecenazgos políticos, a los cacicazgos militares, al poder fáctico de la Iglesia Católica o, hacia 1936, al proyecto autoritario de Efraín Cardozo, Justo Pastor Benítez y la embajada norteamericana. 

         Durante el curso de esa penosa evolución, hubo miembros del partido Liberal (y ahora del Liberal Radical Auténtico) que hicieron lo posible por mantener alguna fidelidad a las ideas por las que la organización fue fundada pero hubo otros que, simplemente, siguieron militando porque no tenían lugar en el coloradismo.

         Nadie podría negar documentadamente que, al menos desde 1967, el partido Liberal (y luego el Liberal Radical Auténtico) ha sido tradicionalmente dirigido por simples opositores al partido Colorado, gente sin más programa que reemplazar a Stroessner en la dirección del stronismo o, como se ha visto últimamente, aceptar cualquier migaja del neo stronismo en el poder.

         Las ideas liberales no tienen propulsores debidamente organizados en el Paraguay y es un hecho evidente, desde el punto de vista histórico, que esa es una de las principales razones por la que los paraguayos no hemos podido establecer sólidamente mecanismos democráticos y decentes de convivencia social y de administración de los bienes públicos.

         No hay muchas razones para suponer que el debate ideológico en el PLRA culminará con un triunfo de quienes proponen ideas liberales, sobre todo porque ellos mismos temen que los curas católicos les resten votos o les excomulguen.

         Pero si estas personas llegan a tener el valor suficiente para exponer sin maquillaje las ideas liberales, lo cual también es dudoso, el debate ideológico del PLRA habrá servido ya para hacer ver, a una parte al menos de la sociedad, lo lejos que los paraguayos estamos de los principios que hicieron prósperos y libres a los países que los adoptaron, lo cual podrá llegar a ser una pequeña semilla de cambio.  

  

    

VOLVER A PRIMERA PLANA