Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Iglesia autoritaria

Enrique Vargas Peña

La Iglesia Católica Apostólica Romana en Paraguay alimenta la vocación autoritaria de la oligarquía que nos oprime y es cómplice de su proyecto fascista, lo que no debe extrañar considerando la larga y nunca interrumpida vinculación entre el catolicismo y la derecha corporativa.

El compromiso entre la Iglesia y Mussolini, Oliveira, Franco o la última dictadura militar argentina está suficientemente bien documentado.

En esa línea, los obispos del Paraguay apoyan ahora la modificación del calendario electoral para unificar las elecciones (nacionales y municipales) en el año 2003, de acuerdo al programa verdadero del régimen de marzo, que no desea devolver al pueblo paraguayo el derecho de elegir a sus gobernantes.

El fascismo no desea elecciones, pues considera que los mecanismos de la democracia burguesa son una distracción que impide concentrar energía en el desarrollo económico. Esto es lo que sostuvieron siempre Hitler y Estigarribia.

Los obispos también consideran que eliminar las elecciones "beneficiará a la pacificación del país, evitará la distracción exagerada y permitirá que los parlamentarios trabajen en las leyes necesarias para el país".

En el mismo tono se están pronunciando otros exponentes de la oligarquía, el empresario financiero Pedro Fadul y el terrateniente Fernando Serrati. Un país sin los mecanismos democráticos de participación del pueblo es el "Paraguay Jaipotáva" que pretende la Iglesia.

Los obispos resolvieron hacer público su nunca bien disimulado ideal autoritario en su asamblea que concluyó el viernes 12 de noviembre, a raíz de un pedido de la Asociación de Juntas Municipales.

Esta Asociación de Juntas Municipales impulsa en el Congreso el proyecto de ley de unificación de las elecciones, que, a su vez, implica la prórroga del mandato de las actuales autoridades municipales, (es decir de ellas mismas).

El presidente de la entidad, Miguel Angel Aguilera, coincidentemente presidente de la Junta Municipal de Lambaré -municipio argañista por excelencia del Paraguay- dijo que la intención es "evitar confrontaciones que hacen perder el tiempo...las elecciones constantes no hacen más que generar una revancha permanente, lo que hace impracticable una buena administración".

Según el obispo castrense y vocero de la Conferencia Episcopal, Pastor Cuquejo, los obispos decidieron apoyar la postura de hacer una sola elección después de escuchar la opinión de "exponentes de la sociedad que apoyan esta iniciativa".

Esa es la "democracia orgánica" que el catolicismo ya impuso una vez en España, en la que "exponentes de la sociedad" designados a dedo de arriba para abajo reemplazan al pueblo en el proceso de toma de decisiones políticas.

Pastor Cuquejo sostuvo que la sociedad paraguaya se maneja de acuerdo a "urgencias coyunturales", lo que provoca, a su juicio, "estos desfases políticos, los problemas económicos crónicos...que no logran resolverse por falta de una cultura de mayor participación..."

La Iglesia añade así el cinismo al despojo, pues es evidente que no hay participación real sin elecciones.

Ya pedirá perdón a sus víctimas dentro de quinientos años como acostumbra a hacer o elevará mas tarde a los altares a alguno de sus miembros díscolos para intentar cubrir la regla con la excepción, como hizo con la Conquista o con el nazismo.

El pueblo paraguayo no puede oponer resistencia al proyecto fascista de la oligarquía porque está desorganizado, desarticulado, aterrorizado. Pero puede ver dónde están los que le niegan sus derechos y recordarlo.