Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

El asalto de las naftas

Enrique Vargas Peña

La dictadura oligárquica que sufrimos desde el 28 de marzo está quebrando a los paraguayos.

¿Por qué está quebrando a los paraguayos la dictadura?

Los está quebrando porque ella se gasta la plata del pueblo en pagar tres cosas: la primera, numerosos contratos privilegiados; la segunda, la intención de convertir al funcionariado público, incluídos los  militares, en su instrumento político; la tercera, la enorme, extendida, profunda y creciente corrupción que existe en el país, un nuevo "precio de la paz", que incluye los costos de mantenimiento de un aparato de propaganda política de una magnitud nunca antes vista en el Paraguay.

Están quebrando a la gente porque se usa el dinero del pueblo en asegurar el tren de vida de quienes sostienen a la dictadura que nos oprime.

De paso, hay que señalar que esta misma voracidad es la que desvirtúa las retóricas apuestas de la oligarquía por la reforma del Estado, cosa que no puede hacer sin afectar su base de sustentación, como no puede adecentar el Poder Judicial sin perjudicar sus chances de sobrevivir.

Cuando hablo del régimen, incluyo no solamente a los seguidores del asesinado vicepresidente Argaña, a los del ex presidente Wasmosy y al partido Encuentro Nacional, sino tambien a los liberales, cuyo discurso aparece últimamente como crítico al del presidente González Macchi, pero cuyos votos en la legislatura siguen aprobando cuanto salvataje financiero para los amigos se presente.

En su inmoral búsqueda de fondos para pagar esas cuentas ilegítimas, el régimen ha realizado varios tanteos, entre los que cabe recordar al postergado tarifazo anunciado hace unas semanas, hasta que vino a encontrar las posibilidades que le ofrecen las naftas, cuyos precios van a subir de 1.600 a 2.080 guaraníes por litro de 85 octanos,; de 1.800 a 2.240 Gs. la de 95 octanos y de 1.950 a 3.120 Gs. la de 97 octanos, según los medios.

Estos aumentos se producirán porque la dictadura está elevando los impuestos que pagan los consumidores de naftas. La excusa que esgrimen para justificar dicho incremento impositivo es que los recursos que se obtengan de él se usarán para subsidiar el gasoil.

La presidenta de la Asociación de Propietarios de Estaciones de Servicio y Afines (APESA), Blanca Lila Mignarro, dijo que esa excusa no tiene sentido alguno porque el gasoil mueve al 80% del mercado, mientras que las naftas mueven solamente al 20%.

El subsidio al gasoil es también un subsidio a los lujosos Mercedes y 4x4 diesel de los oligarcas a los que el régimen no sabe aún cómo cobrar una pequeña, en realidad indecente, contrapartida del 2% anual frente a los impuestos diarios o semanales que pagarán los dueños de autos nafteros.

Independientemente de la opinión de la señora Mignarro, es evidente que no habría necesidad de subsidiar el gasoil si las cuentas públicas fueran administradas sin el peso de las necesidades políticas del régimen, que las tiene por ser ilegítimo, fruto de un golpe de Estado, sin sustento alguno en el pueblo, al que ha negado el derecho a elegir a sus gobernantes.

La dictadura oligárquica que sufrimos necesita alquilar adhesiones para subsistir y al hacerlo desarregla el manejo de la cosa pública y carga sobre los indefensos sus crecientes costos de supervivencia.

Como si hiciera falta alguna demostración más sobre las innumerables que ya existen, el asalto del régimen a las naftas demuestra que le importa mucho menos la suerte de la gente, que su propia suerte, que su propio poder, que su propia riqueza.

El régimen de González Macchi debe irse porque cada minuto que sigue en el poder es un nuevo paso hacia el empobrecimiento de los paraguayos.