Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Triunfo albirrojo

Enrique Vargas Peña

19 de julio de 2000

 

        La selección paraguaya de fútbol derrotó, por primera vez en la historia de las eliminatorias del campeonato Mundial organizado por la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado), a la de Brasil, que venía con problemas, pero como indiscutible favorita a obtener una de las pocas plazas que tiene América del Sur para participar en dicha competencia.

          La alegría popular ha sido indescriptible. El fútbol es uno de los espectáculos que es capaz de producir estos desbordes de goce colectivo, semejantes en todo a los que las carreras producían en Roma o en Constantinopla o, en la primera, los espectáculos circenses.

         No es que no sea bueno que haya triunfos deportivos, ni que sea malo que la gente, angustiada por tanto drama cotidiano, encuentre, de cuando en cuando, un solaz, una alegría.

         Es bueno que haya estos triunfos y es bueno que la gente los disfrute, como lo hacemos todos.

         Lo que no es bueno es el modo en que el régimen usa esa alegría: la usa como si hubiera sido generada por sus propios méritos, cuando lo cierto es que él nada tuvo que ver en el asunto. 

Es el “pan y circo” que intentaron los autócratas romanos para alienar al pueblo y arrebatarle, usando fiestas y espectáculos, todo el poder. Por supuesto, la libertad en Roma se perdió por otras causas, pero los ignorantes que nos gobiernan recuerdan solamente las anécdotas y los slóganes.

         El régimen desea, pues, que por hoy, y tal vez por algunos días más, la victoria futbolística cubra nuestra derrota cívica. Quiere presentar como suyo el hecho de que el país amaneció hoy mejor que si hubieran terminado sus dolores y sufrimientos, más feliz que si hubiera redescubierto la libertad.

         Itaipú, el mayor patrimonio del Paraguay, está siendo canjeado por los dineros necesarios para pagar los gastos corrientes de este año, pero el régimen pretende que la población ha sido satisfecha con una victoria deportiva.

         La victoria de la selección paraguaya de fútbol sobre la de Brasil ha sido sensacional, pero los pueblos no son tan necios como creen el senador Luis González Macchi, el ex presidente Juan Carlos Wasmosy, la familia Argaña y sus operadores.

         Nadie en Paraguay cambiará su idea sobre el régimen porque se haya producido esa gran victoria.      

 

VOLVER A PRIMERA PLANA