Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

editorial del diario La Nación del 20 de enero 2000*

Tráfico de influencias y prevaricato

El procesamiento del ciudadano filipino Mark Jiménez en Estados Unidos permite decir con propiedad que existen indicios serios de que la política norteamericana hacia el Paraguay es el resultado del tráfico de influencias y no deriva de un programa político ni de los intereses nacionales legítimos de Estados Unidos.

Deriva de la amistad de Mark Jiménez con William Jefferson Clinton y de las necesidades de sus negocios.

Jiménez actuó de nexo entre Wasmosy y Clinton al menos desde la Cumbre de las Américas celebrada en Miami y fue artífice de la toma de posición de Clinton sobre los sucesos de abril de 1996.

La conducta de Clinton en el escándalo es sintomática.

Entre las investigaciones judiciales en curso por contribuciones ilegales a las campañas del partido Demócrata de Estados Unidos se encuentra el caso de las que realizó Mark Jiménez, cuyo verdadero nombre es Mario Batacán Crespo, y cuya fortuna proviene de una extraña operación de venta de partes de computadoras a Paraguay.

El caso cayó bajo jurisdicción del distrito judicial de Washington, capital federal de Estados Unidos, junto con otros cinco.

La asignación de casos a los jueces en dicho distrito se realiza ordinariamente por computadora y al azar, pero en todos estos casos, especialmente en el de Jiménez, la principal jueza del distrito, Norma Holloway Johnson, resolvió no usar el sistema normal de asignaciones y asignó ella misma los casos a jueces que fueron designados por...William Jefferson Clinton, principal beneficiario de los aportes.

Norma Johnson había sido, a su vez, designada por el ex presidente Jimmy Carter, quien acogió al ex presidente paraguayo Juan Carlos Wasmosy entre sus socios latinoamericanos.

Como en uno de los casos (el que afecta al empresario de Miami Howard Glicken) ya hubo condena y la condena fue notablemente benigna, un sub comité de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, se ha puesto a estudiar, desde el pasado lunes 7 de enero de 2000, dicho caso y el que afecta a Jiménez.

En el caso de Glicken ya se descubrió que el multimillonario Vernon Jordan, íntimo amigo y colaborador financiero de Clinton, mundialmente famoso por su intervención en el caso de Mónica Lewinsky, pidió por nota al juez que la sentencia fuera benigna, a lo que el juez accedió, escandalizando a quienes aún creen en la decencia en la capital norteamericana.

En el caso de Jiménez, la situación está más complicada porque el "exitoso" empresario filipino se fugó a su país, donde ejerce ahora de asesor especial del presidente Joseph Estrada, por lo cual parece muy difícil obtener la extradición que fue solicitada por el departamento de Justicia de Estados Unidos ya en junio de 1999.

Dados estos antecedentes y la influencia que Clinton y su entorno ejercen sobre jueces que son receptivos, es probable que Mark Jiménez logre evitar el pago de las cuentas que el pueblo norteamericano le pide.

Lo que no podrá evitar es el conocimiento que ahora se tiene acerca de las reales motivaciones de la administración Clinton en Paraguay, que explican suficientemente la conducta de sus sucesivos representantes diplomáticos aquí, avalando cuanta arbitrariedad se ha cometido para cercenar los derechos del pueblo paraguayo.

*EVP