Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

 

Credibilidad pública

Enrique Vargas Peña

En el Paraguay, la prensa compite con el aparato propagandístico del régimen. Este aparato nada tiene que ver con el periodismo, pues su tarea única es presentar los hechos (o no presentarlos) según los entienden las fuerzas que están en el gobierno. Este aparato propagandístico está encabezado por el diario Ultima Hora e integrado por los diarios Noticias, El Día y el Popular, los canales de televisión, las radios Uno y Primero de Marzo y el Sindicato de Periodistas del Paraguay.

Una prueba actual y visible a simple vista de la afirmación anterior es el negociado del Hospital Militar, impunemente admitido por el propio encargado de la presidencia de la República, Luis González Macchi, que, simplemente, no fue siquiera mencionado en los mencionados órganos de propaganda. Hasta ahora.

Lo mismo puede decirse del Fiscal General del Estado, convertido en ejecutor de la persecución política del régimen, que no vio lo del Hospital Militar hasta que la confesión de González Macchi lo dejó completamente en evidencia y en el mayor ridículo.

Con este asunto del Hospital Militar se confirma, una vez más, lo que el mercado ya ha confirmado con sus preferencias: que la verdad o un servicio correcto a sus lectores no son del interés de los órganos propagandísticos del régimen, sino que su interés es satisfacer las necesidades políticas de los que mandan, ya ocultando los hechos ( como en el mencionado caso del Hospital Militar), ya mintiendo abiertamente (como en el caso del "testigo" Gumercindo Aguilar).

El aparato propagandístico del régimen ha hecho lo posible para destruir a la prensa paraguaya. La última anécdota de éste propósito sórdido fue un programa del locutor Víctor Benítez, amenazando a los anunciantes que publiquen avisos en ABC Color con el escarnio.

Sin embargo, al aparato del régimen no le hacen mucha falta acciones como la de Benítez, desde que las corporaciones que controlan el flujo publicitario están firmemente en sus manos, lo que explica la gran cantidad de avisos que, a pesar de su función, recibe Ultima Hora, buque insignia de la tiranía.

La propaganda política, desde luego, en un ambiente de libertad y de respeto a las leyes, contribuye claramente a enriquecer el debate con puntos de vista diversos, que es lo que ocurrió con los órganos del régimen entre 1992 y el 28 de marzo de 1999.

Pero la propaganda política en un régimen autoritario contribuye a una muy otra cosa, como se observa claramente en el caso cubano: contribuye al propósito de alienar a los expoliados.