Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Bandera colorada

Enrique Vargas Peña

17 de julio de 2000

 

        Un grupo de conocidos afiliados de la Asociación Nacional Republicana (Juan Manuel Frutos, Juan Esteche Fanego, Eugenio Sanabria Cantero, Arsenio Falcón Real, Oscar Zacarías Cubilla, entre otros) dio a conocer un manifiesto titulado "Nadie es héroe contra su bandera" (Ultima Hora, 14 de julio de 2000, pag. 55), en el que, casi sin disimulos, piden a los partidarios de Lino Oviedo que voten por Félix Argaña en las elecciones previstas para el 13 de agosto próximo.

        Los firmantes del mencionado manifiesto piden a los oviedistas, a quienes la familia Argaña y Wasmosy convirtieron en paraguayos excluidos y perseguidos, "templanza y cordura" para apoyar a Félix a pesar de la exclusión y la persecución.

        Hay que votar por Félix, dicen los firmantes, "más allá de nuestros afectos y resentimientos personales".

        Es decir, ahora que las papas queman, hay que olvidar lo que la familia Argaña y Wasmosy vienen haciendo desde marzo de 1999.

        Si los firmantes en cuestión fueran coherentes, debieron haber publicado su manifiesto en marzo de 1999 en defensa de un gobierno colorado, ciertamente, pero elegido legítimamente por una amplia y multipartadaria mayoría de los paraguayos.

        Pero guardaron silencio. Estuvieron mudos mientras era derrocado en forma ilegal e inconstitucional el gobierno de Raúl Cubas, así como estuvieron mudos, ciegos y sordos mientras se desataba la peor persecución política que recuerda la historia paraguaya desde los hechos de 1959.

        Contrariamente a lo que dicen los firmantes del manifiesto, el partido Colorado no morirá porque los usurpadores que ahora ocupan su sede sean derrotados en las urnas. Ahora es que está muerto y renacerá, ante el fracaso de quienes abolieron el derecho del pueblo colorado a elegir a sus autoridades y el del pueblo paraguayo a elegir presidente.

        El verdadero partido Colorado no será derrotado el 13 de agosto. Ese día, si la administración de justicia electoral es bien vigilada (cosa harto dudosa), podría ser derrotado el proyecto de la familia Argaña y de los oligarcas empotrados ahora, sin consentimiento del pueblo, en la sede de la Junta de Gobierno de la Asociación Nacional Republicana.

        ¿Cuál es la bandera de la que hablan los Frutos, los Esteche Fanego, los Sanabria Cantero?

        Estos señores han cambiado la bandera roja de Bernardino Caballero por un trapo sin simbolismo. La bandera que Caballero levantó en la historia paraguaya es una que habla de no entregar el país a una familia, es una que pide elecciones y participación popular, es la bandera de la soberanía nacional.

        Como se observa fácilmente, el trapo que levantan Frutos, Esteche y los demás es el de una familia, el de un régimen que ha conculcado el derecho de los paraguayos a elegir, el de un grupo que se respalda en y obedece a embajadas extranjeras mientras persigue a sus conciudadanos.

        Los héroes colorados son los que soportando la persecución, la exclusión y la difamación se mantuvieron firmes en sus convicciones, son los que, a pesar de la propaganda yanqui, usaron solamente el voto para hacerse escuchar.

        Esos héroes no serán engañados por los trapos rojos que en el intento de conmover emociones sin contenido levantan la familia Argaña y Wasmosy y, el 13 de agosto castigarán al peor grupo que haya asaltado al partido Colorado en toda su historia. 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA