Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

"Nos salvamos de algo peor"

Enrique Vargas Peña

Entre los argumentos que esgrimen ahora los que derrocaron al régimen constitucional el 28 de marzo de 1999, ante la magnitud del desastre que impusieron al Paraguay, hay uno muy llamativo: el actual desastre, dicen, es menor que el que hubiera existido de haber continuado la democracia.

El wasmosista "Ultima Hora" lo editorializó la semana pasada, buscando eludir la responsabilidad que tienen en la destrucción de las esperanzas de los paraguayos.

El análisis histórico no admite la proyección de hipótesis. Por ejemplo, no se analiza la historia imaginando qué hubiera ocurrido si Napoleón hubiera sido más alto. Esa es tarea de los novelistas, o de los charlatanes. Es irrelevante lo que hubiera ocurrido, porque no ocurrió, no aconteció.

El gobierno de Raúl Cubas fue lo que fue. Y no fue lo que las hipótesis prospectivas de "Ultima Hora" suponen que hubiera sido de haber continuado.

Los hechos, los hechos fríos e incontrastables, son inmarcesibles.

El Poder Judicial paraguayo fue conformado en un pacto entre Wasmosy y Laíno y ha sido desde entonces receptivo a sus necesidades.

El gobierno de Cubas fue elegido por una mayoría amplia en la elección más limpia de la historia paraguaya, a pesar de que ese Poder Judicial hizo todo lo que pudo para perjudicar a los candidatos colorados.

Cubas fue elegido con una promesa expresa, que el electorado aceptó plenamente: "Tu voto vale doble, Cubas presidente, Oviedo en libertad".

El 11 de mayo de 1998, el orden jurídico existente en el Paraguay le permitía a Raúl Cubas cumplir esa promesa sin reformar ninguna ley.

Wasmosy y sus cómplices modificaron a partir de ese día el orden jurídico vigente para evitar que Cubas cumpliera el mandato popular. No fue Cubas, sino los wasmosistas, quienes al destruir el orden vigente, agravaron la crisis que sufrimos.

Aún así, el 15 de agosto de 1998 Cubas disponía de instrumentos legales para cumplir el mandato recibido del pueblo y así lo hizo.

Pero el Poder Judicial, desconociendo la doctrina vigente sobre la materia, dio lugar a acciones de los cómplices de Wasmosy para demoler más aún el orden juridico previo e impedir a Cubas cumplir su promesa.

Así fue acorralado Cubas hasta que en la mañana del 28 de marzo de 1999, bajo el abrigo de Clinton para defensa de los negocios paraguayos de su financista Mark Jiménez, las Fuerzas Armadas se alzaron para desconocer al presidente constitucional, instalando en el poder a González Macchi.

Durante todo aquel tiempo, el hecho incontrovertible es que no fue perseguido desde el gobierno ningún periodista, ningún opositor fue preso, nadie fue torturado y las cuentas públicas se mantuvieron relativamene ordenadas. Los acusados de "fascistas" respetaron libertades y derechos.

Y el otro hecho cierto es que desde entonces el país ha ido para abajo, en todos los ordenes de su existencia. Los autodenominados "demócratas" establecieron una dictadura corrupta e inepta que nos ha arruinado.

Los asalariados de Wasmosy tratarán de ocultar esos hechos con toneladas de papel y ríos de tinta, pero al final, los hechos siguen allí, negandose tércamente a desaparecer, tan claros como la responsabilidad de quienes hicieron este desastre que ahora sufrimos.