Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

La lección venezolana

Enrique Vargas Peña

Ayer, 15 de diciembre, el setenta y dos por ciento del cuarenta y cuatro por ciento de los electores hábiles de Venezuela, aprobó la nueva Constitución Bolivariana de Venezuela, el marco jurídico de la revolución encabezada por Hugo Chávez.

Es un margen aprobatorio impresionante, que revela hasta qué punto está el pueblo de Venezuela harto de la oligarquía que lo oprimió durante cuarenta años, considerando que las votaciones realizadas ayer lo fueron en medio de las peores lluvias del año, que dejaron un saldo de al menos 18 muertos y seis estados incomunicados.

Es un margen categórico que confirma plenamente los mostrados de manera uniforme por todos los sondeos de opinión pública realizados sobre la cuestión así como por los resultados de las cuatro últimas elecciones habidas en Venezuela.

Pero más impresionante aún, es la derrota de los poderes fácticos: la Iglesia Católica, la embajada de Estados Unidos, los partidos políticos, los sindicatos tradicionales, los gremios empresariales y su aparato propagandístico, integrado por los mayores medios de comunicación de Venezuela.

La lección es evidente: no hay manera alguna de detener a un pueblo cuando ese pueblo ha resuelto decir basta, no hay coalición capaz de frenar un proceso revolucionario cuando él está bien conducido, cuando la moral revolucionaria es capaz de sobreponerse a amenazas medievales.

Tal vez el caso particular más elocuente en Venezuela sea el de la Iglesia Católica, que desató una feroz campaña en contra de la aprobación de la Constitución Boliviariana con todas sus armas: las amenazas acerca de las diversas manifestaciones de la cólera de Dios que castigarían a los venezolanos, semejantes a las que usa en todas partes para asustar a los crédulos y a los timoratos.

Ante los anatemas sacerdotales, una sola pregunta de Chávez derrumbó el montaje de los curas: ¿dónde estaban los cardenales, los obispos, los curas, los embajadores del Vaticano durante los cuarenta años en que unos cuantos políticos sinvergüenzas se robaron todo el país?

La gritería católica no pudo ocultar la respuesta: estaban junto a los ladrones, recibiendo beneficios también ellos.

La respuesta del pueblo fue contundente, la mayor derrota política de la Iglesia Católica en América Latina desde los días de José Batlle y Ordoñez en Uruguay.

Esta es la lección venezolana, que Lino Oviedo no aprendió aún: los poderes fácticos, especialmente el católico, son tigres de papel ante la verdad, los derrumba un bofetón de justicia, como derrumbó a Bonifacio VIII el guantelete de Guillermo de Nogaret.

Mientras Oviedo, o cualquiera que resuelva actuar en beneficio del expoliado pueblo paraguayo, siga temiendo al sermón mal pronunciado de algún obispo, no habrá posibilidad alguna de hacer triunfar la causa del pueblo.