Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Como en el 92

Enrique Vargas Peña

16 de agosto de 2000

  

Algunos sectores de la ANR se encuentran desarrollando la estrategia de enturbiar el escrutinio de la elección realizadas el pasado 13 de agosto, lo que no es lo mismo que una fiscalización puntillosa del recuento de votos.

Todos los paraguayos tenemos derecho a que nuestros votos sean respetados, desde el primero hasta el último y, por tanto, es absolutamente indiscutible, es necesario, que haya un conteo rigurosamente vigilado de los votos.

        Pero de allí a pretender cuestionar actas electorales por el sólo hecho de que ellas suman o restan votos a determinada candidatura, agregando observaciones que podrían parecer ridículas, media el trecho que separa a la limpieza del fraude.

         Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia Electoral está haciendo todo cuanto está a su alcance para contribuir a este empeño lamentable de enturbiar lo que aparecía limpio para prolongar la estadía de aquellos sectores en el poder.

         La situación es demostrativa de dónde se encuentran verdaderamente los problemas de la democracia paraguaya, que no son única o principalmente siquiera lo que pudiera plantear el general Lino Oviedo.

         La democracia paraguaya se traba en el poder fáctico de la oligarquía que oprime al país desde hace más de seis décadas: ella es la incapaz de actuar de acuerdo a las reglas.

En ese contexto es notorio el esfuerzo en el que se encuentran nuevamente involucrados los órganos de la oligarquía (Ultima Hora, Noticias, Canal 9, Canal13), por el que pretenden que, de confirmarse el triunfo de Yoyito Franco a pesar del enturbiamiento del recuento de votos, este desconozca el mandato electoral recibido.

Este es un esfuerzo ya ensayado y los paraguayos conocemos su final.

         El 27 de diciembre de 1992 el Dr. Luis María Argaña había obtenido una apretada victoria electoral en la elección interna del partido Colorado para designar candidato presidencial para las nacionales de mayo de 1993.

         Enturbiando el conteo de votos, al cabo de dos meses, el resultado fue inverso al expresado en las urnas y se adjudicó la candidatura presidencial republicana a Juan Carlos Wasmosy quien, no por casualidad, se encuentra nuevamente detrás de todo esto.

         Con ese fraude, se inició la transición paraguaya hacia la dictadura, exitosamente coronada con el golpe militar del 28 de marzo de 1999, por el que se derrocó a un gobierno legítimo y libremente elegido por el pueblo y se despojó a la ciudadanía del derecho a elegir presidente.

         Algo peor podría ocurrir ahora. 

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA