Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Derechos Humanos

Enrique Vargas Peña 

16 de enero de 2001

El diputado Frankiln Boccia, perteneciente a la coalición de marzo (grupo de fuerzas que derrocó al presidente constitucional Raúl Cubas Grau el 28 de marzo de 1999), pretende relativizar la importancia de las visitas que realiza a los presos políticos el presidente del Partido Liberal Radical Autentico, Miguel Abdón Saguier, quien estuvo también, en un principio, comprometido con las mencionadas fuerzas hasta el punto de ser el primer ministro de Relaciones Exteriores del presidente González Macchi.

         Dice Boccia que las visitas que realiza Saguier se realizan a título personal y tienen una connotación humanitaria y no política que puede tener consecuencias negativas para el presidente del radicalismo auténtico y su grupo.

La defensa de los derechos humanos es, ciertamente, una responsabilidad personal que atañe a cada paraguayo. Pero no solamente es una cuestión personal. Es una obligación institucional, política y moral que surge de la necesidad de evitar repetir en el Paraguay los padecimientos que le impuso la dictadura de Alfredo Stroessner.

Lamentablemente el régimen que encabeza Luis Ángel González Macchi y las fuerzas que lo apoyan están cometiendo actos violatorios de los derechos humanos contra sus adversarios, con el agravante de que lo hacen en el marco de una campaña propagandística que pretende que esos adversarios suyos, por estar acusados de cometer crímenes comunes, no tienen derecho a recibir el trato que mandan las leyes y que dignifica a la sociedad.

Ante esa situación, cualquier persona mendianamene decente de cualquier partido o grupo, no puede menos que levantar las banderas de defensa de los derechos humanos, aunque los beneficiarios de esa defensa sean adversarios o enemigos.

La defensa de los derechos humanos de los ciudadanos paraguayos presos y sindicados de “oviedistas” que realizan las autoridades del Partido Liberal Radical Auténtico constituye una esperanzadora posición institucional: ningún poder volverá a violar los derechos humanos en Paraguay impunemente, ningún poder restablecerá los apremios ilegales como método de acción en nuestra República.

         La pretensión del diputado Franklin Boccia demuestra, sin embargo, que las fuerzas que destruyeron la transición a la democracia en Paraguay están despiertas, alertas e insertadas en todos los movimientos y grupos de la sociedad paraguaya, listas para impedir al país el restablecimiento de esa transición y de mecanismos deecntes de convicencia social.

 

  

    

VOLVER A PRIMERA PLANA