Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Coherencia y buena fe

Enrique Vargas Peña

Las personas que se equivocan de buena fe lo demuestran asumiendo sus errores y rectificando los rumbos. Un caso notorio, a nivel mundial, de esto es el que protagonizó Francois Mitterrand, presidente de Francia (1981/1995), quien reconoció, a los dos años de haber llegado al poder, que las propuestas que él había ofrecido a Francia estaban perjudicando al país.

Mitterrand cambió de rumbo y Francia se lo reconoció reeligiendolo. El Paraguay está sufriendo un terrible proceso político, iniciado el 27 de diciembre de 1992, en el cual mucha gente ha cometido errores de buena fe.

Yo mismo, por ejemplo, apoyé durante ocho años a Domingo Laíno, dedicando lo mejor que pude a fortalecer su figura, a fortalecer al Partido Liberal Radical Auténtico, a minimizar sus errores.

Pero llega un momento en que uno debe analizar su propia conducta y cuando estuve allí, me vi trabajando por cosas que no creía justas ni buenas.

Me vi construyendo silogismos para explicar lo inexplicable: el pacto de gobernabilidad, la alianza con Wasmosy, la alianza con Caballero Vargas, la destrucción de la esperanza de justicia, etc.

Esto viene a cuento por el notable artículo que el domingo 14 publicó en ABC Color el periodista Alcibiades González Delvalle, un hombre que en los últimos tres años ha estado en contra de casi todo lo que yo he apoyado.

González Delvalle realiza en ese artículo una confesión de desesperanza que llega al alma, porque se trata de alguien que puso mucho esfuerzo en ver las cosas desde una perspectiva positiva o, si se quiere, constructiva.

Pero los hechos, "los tercos hechos" como dice Francois Revel, muestran una realidad dramática, triste, dolorosa, desde la que es muy difícil alentar el optimismo.

La diferencia entre las personas de buena fe y las de mala fe, reside en la actitud ante los hechos: la gente de buena fe se rinde a la evidencia, la gente de mala fe se refugia en el cinismo.

Estoy denominando "mala fe", tal vez de un modo temerario, no solamente a actuaciones con intención aviesa, sino también a actuaciones que sin ser aviesas implican la admisión consciente, por comodidad o por cobardía, de un estado de cosas objetivamente intolerable.

El Paraguay de marzo, lamentablemente para quienes creyeron en él de buena fe, está cada vez más cerca de la pesadilla pura y simple que de los sueños cándidos de quienes compraron la propaganda montada por el aparato político de Juan Carlos Wasmosy.

¿Por qué?

Porque no se puede construir la democracia sobre el avasallamiento de la Justicia, sobre la negación de la verdad, sobre el desprecio al pueblo, sobre el principio de "obediencia debida", sobre los escuadrones que dieron muerte a Coco Villar.

La Historia de la Humanidad está llena, repleta, de los lugares sombríos a los que conduce la idea de que el fin justifica los medios usada por Wasmosy desde el 27 de diciembre de 1992.

Es necesario entender que si queremos salir del atolladero tenemos que respetar las decisiones del pueblo paraguayo, nos guste o no nos guste lo que él decida, y que no hay mejor ni más seguro camino al progreso y a la concordia que la democracia, la participación, el pluralismo.

Cuando se restringe la democracia, cuando se quiere "corregir" lo que el pueblo ha decidido, limitar sus opciones, proscribir a sus líderes, condenar a los críticos y a los disidentes, se tiene este país que le causa tanta pena a Alcibiades González Delvalle.