Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La reacción no se rinde

Enrique Vargas Peña

14 de agosto de 2000

   

El triunfo, provisorio, de Julio César Franco en la elección para vicepresidente de la República es demasiado ajustado y demasiado frágil aún como para ensayar en este momento alguna interpretación sobre el carácter plebiscitario que tuvo la jornada del 13 de agosto.

         Sin embargo hay algunas cifras que ya están señalando algunos aspectos del mensaje que ha dado el electorado y, entre ellas, la más significativa es la importancia que ha tenido el voto leal a Lino Oviedo en jaquear a la poderosa maquinaria del régimen inaugurado el 28 de marzo de 1999.

         Los encuestadores proporcionarán con mucho mayor solvencia las cifras exactas de este fenómeno sobre el que ya se encuentra trabajando la reacción, como lo hizo después de mayo de 1998.

         El voto leal a Oviedo permitió un crecimiento de las posibilidades de Julio César Franco en base a un compromiso por el que este asumió la responsabilidad, que hasta este momento es un mandato electoral, acerca de poner fin a la persecución política, a la restricción de derechos y a la exclusión de paraguayos.

         De eso habló, precisamente, en los términos más claros, el señor Miguel Abdón Saguier, muy íntimo aliado político de Franco, en el discurso que pronunció, después del que brindó el propio candidato, en el balcón de la sede del Partido Liberal Radical Auténtico, sobre la calle Gral. Santos.

         La reacción, que se expresa ya a través de los medios de comunicación que controla desde siempre (Ultima Hora, Noticias, Canal 9, Canal 13, Radio Uno, etc.) está solicitando otra vez (hizo lo mismo con el presidente Cubas) que el virtual elegido inicie su gestión pública traicionando el mandato recibido, traicionando los votos que le dieron el posible triunfo.

         Esta actitud es la que ella, la reacción, viene imponiendo al país desde 1992: derrotada siempre en las urnas, desoye siempre también la voluntad del pueblo y la reemplaza por la suya propia por el peso de su poder fáctico.

         De confirmarse, lo que es aún dudoso, el triunfo de Franco, este será su mayor desafío: ser un político capaz de cumplir los compromisos asumidos con sus electores en lugar de someterse a los pactos de trastienda que le ofrecen los oligarcas que están expoliando al Paraguay.

         Hay que decir, a este respecto, que los antecedentes de los políticos paraguayos en general, y los de Julio César Franco en particular, no permiten abrigar muchas esperanzas.

         Pero eso no modifica las cosas y todos, incluido Franco, tienen siempre el derecho de empezar a actuar según la lógica democrática alguna vez.

         Es de esperar que el candidato liberal no desperdicie esta oportunidad.  

 

     

VOLVER A PRIMERA PLANA