Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

FFAA y drogas

Enrique Vargas Peña

14 de abril de 2000

 

Ha sido aprobado el nuevo marco de acción de las Fuerzas Armadas paraguayas, el cual incluye su participación en la lucha contra las drogas.

Es necesario recordar de qué se trata este asunto de la lucha contra las drogas, ahora deliberadamente oculto por los enormes intereses que se mueven alrededor del problema.

La lucha contra las drogas es, en esencia, la pretensión de un sector de la sociedad norteamericana de imponer a otro sector de la misma su propia escala de valores morales, según la cual consumir drogas es pecado.

Esa pretensión es absurda en sí misma pues es fruto de un mesianismo peligroso, pero además atenta contra la necesaria exclusión del Estado del ámbito de la vida privada de las personas y es contraria a los principios sentados por los fundadores de Estados Unidos.

El afán policíaco de los que en Estados Unidos anhelan salvar a sus vecinos de los problemas de la adicción a las drogas ha generado dos tipos diferentes, pero igualmente peligrosos, de consecuencias.

La primera es que, al restringir artificialmente la oferta de drogas mediante su criminalización, se han disparado las rentas que ellas generan a niveles inimaginables.

Como la comercialización de las drogas ha sido convertida en un crímen, esas enormes rentas alimentan solamente a quienes se arriesgan a operar fuera de la legalidad, creandose de ese modo imperios criminales cuya potencia es mayor que la de cualquier país latinoamericano individualmente considerado.

La segunda es que, al exigir una vigilancia sobre la vida privada de las personas, la lucha contra las drogas tiende a abolir las garantías establecidas para asgurar la libertad individual.

Como esta lucha tiene por objetivo final la modificación de hábitos privados y personales, ella debe destruir las barreras que impiden al Estado vigilar totalmente la vida de los ciudadanos.

La misma Constitución de Estados Unidos está pagando un alto precio por la necedad, o la falta de escrúpulos, de los santones que impulsan la lucha contra las drogas, con más de un millón y medio de personas privadas de libertad por este motivo y con las garantías contra acciones arbitrarias del poder sacrificadas en el altar de la supuesta rectitud de estos beatíficos opresores.

Y si dichas consecuencias están afectando tan gravemente a una sociedad cuyas instituciones y costumbres tienden firmemente a mantener la libertad, ¿cómo afectan a países como los nuestros, formados en la opuesta escuela católica?

La lucha contra las drogas no es una necesidad vital del Paraguay. Aún cuando la criminalización del consumo de drogas fuera algo útil, que no lo es, la demanda de drogas en el Paraguay no justifica comprometer en esa tarea a las Fuerzas Armadas y si se lo hace, a pesar de las evidencias gigantescas e incontrovertibles acerca de la futilidad de esta cruzada ridícula, es porque nuestro gobierno no es capaz de implementar más política que la de obedecer el diktat norteamericano.