Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Deliberadamente

Enrique Vargas Peña

Existen muchas maneras de hacer las cosas deliberadamente, no hace falta un escrito previo para fijar un propósito.

Existen también muchas pruebas acerca de que el golpe del 28 de marzo de 1999, por el que se estableció la presente dictadura en Paraguay, no fue el resultado de una sucesión azarosa de acontecimientos.

Lo mismo puede decirse del modelo socio-económico que se está estableciendo en el país. Aún cuando no exista un pronunciamiento expreso de las fuerzas que establecieron la dictadura acerca de este modelo, una serie de decisiones, previas y posteriores a la caída de Raúl Cubas, indica la existencia de un consenso acerca de una dirección determinada y no de otra.

Que en el curso de ese proceso haya grados diferenciables de adhesión o, incluso, de expresión de propósitos, entre las fuerzas que lo impulsan no significa que no exista un objetivo deliberado.

De hecho, lo que caracteriza a los procesos históricos es su complejidad, el número indeterminable de factores que influyen en su desarrollo.

La oligarquía paraguaya es una fuerza social que, al menos desde el final de la Guerra del Chaco (1932-1935) se mueve en una dirección constante.

El advenimiento de la larga dictadura stronista (1954-1989) es uno de los factores que distorsionó la lectura de los objetivos de la oligarquía, en parte porque Stroessner diluyó muchos de ellos en su propio proyecto y en parte porque estableció un tipo de liderazgo que exigía una permanencia en el tiempo que no se ajustaba a las necesidades de ella.

Pero derrocado el dictador, derrocado por la oligarquía - esto hay que reconocerlo y asumirlo -, y no en razón de sus violaciones a los derechos humanos o al modelo cultural restrictivo sino debido a la inviabilidad comercial del régimen, ella retoma, por describir de alguna manera el caso, su autonomía operativa.

Uno no tiene más que hablar con los oligarcas, de cualquier partido, para caer en la cuenta del consenso que existe entre sus miembros acerca de la visión del país que quieren, del "Paraguay Jaipotáva".

Quizás el intento más logrado por "objetivar" ese consenso y convertirlo en un programa expreso haya sido la fundación del partido Encuentro Nacional, por Guillermo Caballero Vargas, con vistas al proceso electoral de 1993.

No es casual que a la hora de elegir a su sucesor, Andrés Rodríguez hubiera optado entre Guillermo Caballero Vargas y Juan Carlos Wasmosy.

Y quizás el intento más profundo por implantar aquel consenso sea el proyecto que, justamente, se denomina "Paraguay Jaipotáva", cuyos directores ejecutivos son prominentes miembros del empresariado.

Tampoco es accidente que a partir del triunfo de Lino Oviedo en la interna colorada de 1997, la oligarquía haya estrechado filas, proceso que continúa de manera creciente, a pesar de los reclamos por ajustar el régimen que ahora se escuchan, logrando el derrocamiento de Raúl Cubas Grau, el primer presidente paraguayo elegido sin su permiso.

La oligarquía se apresta ahora a modificar el régimen político de manera definitiva, para evitar que un "accidente" como el del 10 de mayo de 1998 vuelva a suceder.