Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Los ganadores

Enrique Vargas Peña

13 de julio de 2000

 

          El modelo, por darle algún nombre, instaurado por la oligarquía paraguaya, que es una especie de reedición sin justificativos ni equilibrios del sistema usado por Alfredo Stroessner para mantenerse en el poder, tiene sus ganadores.

         Stroessner, que siguió en esto los lineamientos clásicos establecidos por Luis XIV para dar base social a su programa político, consintió el surgimiento de un número determinado de privilegios otorgados principalmente mediante cargos y contratos públicos.

         Estos privilegios debían retribuirse con lealtad, una fidelidad que, además, debía extenderse a las clientelas económicas formadas por cada uno de los titulares de privilegios.

         Se creo así una nueva clase en Paraguay, distinta, aunque no contrapuesta ni aislada, de la que hasta entonces había tenido los hilos del poder económico en el país.

         En realidad, hasta donde es posible hacerlo en una república, Stroessner alentó el establecimiento de vínculos familiares entre su nueva clase y la anterior, con el fin de domesticar también a esta última.

         Durante el stronismo, esta nueva clase, cuyo símil externo podría ser, con algunas reservas, la “nomenklatura” de Milovan Djilas, no tenía, en sí misma, poder alguno. Todo lo que tenía era una delegación de poder.

         Esa es la razón por la que los otros dos grandes sustentos sociales del stronismo, las bases del partido Colorado y la oficialidad de las Fuerzas Armadas, no se resintieron con la situación, pues ellas se consideraban a sí mismas, y eran en la realidad, iguales a la nueva clase ante Stroessner.

         De hecho, el sistema era abierto entre sus componentes, lo que explica su sorprendente dinamismo, adaptabilidad y capacidad de supervivencia.

         La nueva clase de ese esquema es la que en 1989 ideó y llevó a la práctica el golpe militar que derribó a la dictadura de Stroessner, por la consideración, estrictamente crematística, de que el anciano general, que les había dado todo lo que eran y tenían, se había convertido en un estorbo para la continuidad de sus negocios.

Pero al hacerlo, rompieron los equilibrios del sistema, que los tenía, y fueron arrastrados por los axiomas enunciados por Lord Acton: el poder corrompe; el poder tiende a concentrarse; el poder tiende a excluir.

El primer síntoma de la gravedad de esa ruptura fue el fraude mediante el cual Juan Carlos Wasmosy, jefe y campeón de la nueva clase, conquistó la presidencia de la República entre diciembre de 1992 y agosto de 1993.

El sistema se completó con el golpe del 28 de marzo de 1998, en el que directamente se resolvió formalizar la existencia de un gobierno no elegido por el pueblo.

Un grupo muy pequeño, cada vez más pequeño, detenta ahora la potestad para usufructuar el sistema de privilegios que usaba Stroessner, sin darse cuenta de que al hacerlo de manera tan incompleta, han sometido a la economía a un proceso cada vez más recesivo que arrastra inevitablemente incluso al creciente número de oligarcas que van quedando en los anillos exteriores del poder.

         Los ganadores son cada vez menos, los perdedores cada vez más. Es cuestión de tiempo que los últimos pidan cuenta a los primeros.     

 

VOLVER A PRIMERA PLANA