Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Ultimátum

Enrique Vargas Peña 

13 de junio de 2001

 

El presidente del partido Colorado, Nicanor Duarte Frutos, ha presentado un ultimátum al jefe del Estado, Luis Ángel González Macchi: si en treinta días no produce los cambios que el país requiere, le retirará el apoyo partidario.                                                                                        El emplazamiento, sin embargo, tiene como objetivo ganar un poco de tiempo más que lograr rectificaciones en el gobierno.
González Macchi no hará cambio alguno, no tanto porque él no lo desee, sino porque su base política se lo impide. Las fuerzas que llegaron el gobierno el 28 de marzo de 1999 lo hicieron con el propósito claro de manejar los recursos públicos como lo han estado haciendo.
El gobierno es prebendario porque ese es el programa del "Marzo Paraguayo".
Este es un gobierno de los amigos, para los amigos y por los amigos. Todo en este régimen, desde los contratos públicos hasta los cargos en la administración, desde las prioridades del presupuesto hasta las oportunidades de enriquecimiento, se decide en base al amiguismo, al pago de favores, a la expectativa de ganancias.
Todo esto lo sabe bien Nicanor, porque él ha sido parte importante del asunto, por lo que pocos podrían creer que espera realmente algún ajuste.
El presidente del Partido Colorado quiere ganar tiempo porque los autores más lúcidos del "Marzo Paraguayo" están negociando, a espaldas del país y a cubierto del escrutinio público, un nuevo esquema que les permita continuar en lo mismo una vez que hayan desechado a González Macchi.
De eso se trata, en líneas generales, la compra y venta de posiciones políticas que se desarrolla en la Cámara de Diputados con miras al día siguiente a la imperativa destitución del presidente de la República.
El enjuiciamiento y la remoción de González Macchi debieron haber sido planteados como una cuestión moral. Había que apoyar el juicio político del presidente porque el jefe del Estado es moralmente intolerable y ese apoyo debía ser incondicional, independiente de quien va o no va al gobierno.
González Macchi es malo para el Paraguay por sí mismo.
Los políticos han preferido, en cambio, condicionar sus votos a la obtención de tal o cual espacio, lo cual confirma que la coalición que hizo el "Marzo Paraguayo" nada ha aprendido y que le importa más su propia suerte que la del país y sus ciudadanos.
El presidente del Partido Colorado no ha presentado ninguna objeción moral contra González Macchi. No. Lo que le cuestionan es haber sido pillado, lo que le critican es haber sido tan torpe, tan burdo, tan grosero, en la expoliación del Paraguay.
Si llegan a destituir a González Macchi no será por la falta de ética del presidente, sino por su falta de astucia.
De cualquier manera, el Paraguay ha llegado ya al punto de que cualquier cosa es mejor que seguir con lo que hay. De modo que, aun cuando Nicanor resuelva apoyar la remoción de González Macchi por razones no santas, estará prestando un señalado servicio a la República.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA