Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

Elecciones españolas

Enrique Vargas Peña

Los españoles votaron ayer, 12 de marzo, otorgando un claro mandato para gobernar al partido Popular del presidente del gobierno José María Aznar, quien deberá ser encargado por el rey Juan Carlos de formar una nueva administración para los próximos cuatro años.

Pero ese era el resultado previsto uniformemente por todas las encuestas desde hace tiempo, si bien ellas no previeron la magnitud de la victoria popular, que superó ampliamente los votos necesarios para dotar a los populares de mayoría absoluta (183 sobre 350) en el Congreso de Diputados.

Hay otros dos datos, sin embargo, igualmente significativos, que tienen que ver con lo que le ocurrió al partido Socialista Obrero Español (PSOE), el principal de la oposición.

El PSOE fue duramente castigado. Del censo de votantes, perdió aproximadamente dos millones de votos. Este es un dato. Y su campaña contra la abstención fracasó ruidosamente, con un ausentismo de más del 31% del censo. Ese es otro dato.

Hay que comenzar por este último.

Una mayoría de los españoles se define a sí misma, según todos los sondeos, como de izquierda, proclive a votar a los partidos de la izquierda.

Esa mayoría se quedó en su casa. Dijo no, claramente, al llamado del secretario general del PSOE y candidato de la izquierda al gobierno, Joaquín Almunia, a participar para evitar un triunfo de la derecha. Esa mayoría de izquierda prefirió dar paso a un gobierno de derechas que apoyar a Joaquín Almunia.

De los que concurrieron a votar, por otra parte, dos millones de personas que tradicionalmente votaban a los socialistas votaron por los populares de Aznar. Prefirieron cambiar de partido a apoyar a Joaquín Almunia.

¿Por qué?

Porque Almunia ha llegado a representar en España lo peor de la partidocracia. Derrotado por Josep Borrel para ser candidato del partido en estas elecciones en la primera interna por "voto directo" de los socialistas, se las arregló para desbancar al vencedor en las urnas con auxilio de la burocracia partidaria.

Borrel renunció y estuvo en Chile durante las elecciones.

Almunia usurpó una función que sus correligionarios le habían negado, haciendo valer el peso de la maquinaria oligárquica del partido, dominada por "barones" no electos que la ocupan desde siempre.

El resultado está a la vista y fue tan evidente incluso para Almunia que renunció ayer mismo, mientras leía su discurso de aceptación de la derrota, al cargo de secretario general del PSOE.

El PSOE tiene ante sí una dramática elección: o se abre y reanuda el camino inaugurado por Borrel, o insiste en la vía oligárquica y muere como murieron todos los partidos incapaces de canalizar la voluntad ciudadana.