Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Adiós a los Lores

Enrique Vargas Peña

El jueves 11 se realizó la última sesión de la Cámara de los Lores del Parlamento Británico, al menos la última con la forma que esa venerable casa legislativa había tenido hasta ahora.

Durante setecientos años, formalmente desde 1215, tras la firma de la Carta Magna por Juan Sin Tierra, los Lores (señores) de Inglaterra prestaron servicios insignes a su país y a la humanidad.

A su país, le prestaron el servicio de permitir a una elite (en el más alto y estricto sentido del término) conducir el proceso de formación de una potencia que empezó en esa húmeda y alejada isla que es Gran Bretaña hasta convertirse, en 1815, en el más vasto y poderoso imperio de la Historia.

Ningún otro cuerpo semejante alcanzó jamás tantos logros, salvo el Senado de la República Romana, entidad muy semejante en composición y funciones a la Cámara de los Lores de Inglaterra.

A la humanidad le prestaron el servicio de ser el fundamento de un sistema que fue restringiendo progresivamente la omnipotencia gubernamental y, por eso, la base desde la cual se fue construyendo la democracia moderna que, no por casualidad, nació en Inglaterra.

Los Lores de Inglaterra fueron los que dijeron al rey Juan Sin Tierra esa célebre y magnífica sentencia de la que surge la libertad moderna: "no habrá contribución sin representación".

"No habrá contribución sin representación", es decir "no pagaremos impuestos sin que se nos consulte en qué se gastará ese dinero".

Los constituyentes norteamericanos, tal vez la mejor elite política que haya visto el mundo junto a los senadores romanos y los lores ingleses, llegaron, estudiando historia de Roma e historia de Inglaterra, a la conclusión de que el primer paso para el progreso de las naciones es dotarlas de instituciones excelentes.

Lo que hicieron, la Constitución de Estados Unidos, demuestra claramente que tenían razón.

Esa es la lección de este capítulo glorioso de las instituciones políticas que se llama "Cámara de los Lores de Inglaterra": el progreso depende mucho menos de buenos o grandes hombres que de buenas y estables instituciones.

Y esa es la lección que los constituyentes paraguayos de 1992, tal vez la peor clase política reunida jamás, no lograron aprender a pesar de ser, casi todos, mejores egresados y becarios en el extranjero.

La clase política paraguaya cree que puede sustituir el sentido común con sus excelentes notas colegiales. Los resultados están a la vista.