Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Ahora todos son opositores

Enrique Vargas Peña 

12 de marzo de 2001

 

        Casi todos los autores, cómplices y encubridores del régimen inaugurado el 28 de marzo de 1999 están negando, ahora, la responsabilidad que tienen en el desastre indigno que impusieron al Paraguay desde aquella infausta fecha.

        Allí están el cura Oliva, los obispos, Milda Rivarola, Pepito Morínigo, Juan Andrés Cardozo, Alfredo Boccia, Rafael Filizzola, Pepa Kostianovski y un largo etcétera de gente diciendo que ellos hicieron el “marzo paraguayo”, pero no sus consecuencias.

        Hasta Nelson Argaña intentó últimamente disfrazarse de opositor.

        Lo que estas personas dicen es lo mismo que reconocer que arrojaron el fósforo encendido negando tener la culpa del incendio.

        Cuando durante todo el año 1998 y, especialmente, a partir del 28 de marzo del 99, hicimos notar que quienes propugnaban o justificaban la violación del debido proceso para deshacerse de un rival político no se detendrían luego ante límite alguno, se nos descalificó.

        Los “politólogos”, los “filosofos”, los “pensadores”, los “analistas” de la coalición de marzo afirmaron infatuados que en el Paraguay podrían desmentir a Lord Acton y a Maquiavelo y reinventar la dinámica del poder para llegar a buenos fines con medios repugnantes.   

        Por supuesto, el régimen de marzo no se detuvo y ya tiene en su haber ejecuciones extrajudiciales, proscripciones, torturas y corrupción, mucha corrupción.

        También afirmamos, desde el 98, que la razón principal por la que aquí hay gente con una moral capaz de utilizar la doctrina de los medios justificados por el fin es la mediocridad.

        La mediocridad que caracteriza a quienes construyeron el régimen de marzo, o lo aprovechan, les hace confundir de un modo notable y patético la

inteligencia con la astucia. Se creen inteligentes, pero en el mejor de los casos sólo son astutos. Con astucia se puede robar, ciertamente, pero no se puede construir una empresa competitiva ni, mucho menos, una sociedad próspera.

        Los ideólogos de la coalición de marzo pensaron en cómo hacerse ricos, pero no lograron imaginar siquiera un método para evitar agotar al país mientras se alzaban con sus recursos. Tal es la diferencia entre el presente sistema y el de Stroessner.

        Esa es la razón por la que el régimen de marzo no ha hecho más que deteriorar las condiciones de vida de los paraguayos incluso entregando la soberanía nacional.

        Nadie debe creer que los nuevos opositores a González Macchi lo son porque sienten culpa o tienen vergüenza de lo que han hecho. Se están disfrazando de opositores solamente porque creen que la caída del presidente es inminente y porque buscan seguir perjudicando al país con quien le suceda.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA