Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Oviedo y Wasmosy

Enrique Vargas Peña

Desde la desaparición de Oviedo de la Argentina se han tejido numerosas tesis acerca de las motivaciones del ex candidato presidencial colorado y una de ellas es la existencia de un supuesto acuerdo entre él y el ingeniero Juan Carlos Wasmosy, ex presidente de la República.

Aún cuando nadie puede negar que el ingeniero Wasmosy es una fuerza fáctica que debe ser considerada a la hora de hacer cálculos políticos y aún cuando un político realista está obligado a encontrar las vías posibles para llevar adelante cualquier curso de acción, un pacto de Oviedo con Wasmosy podría ser considerado el principio del fin de la preponderancia política del ex militar.

Oviedo se proyectó como fuerza política debido a que capitalizó el descontento generado por el pésimo gobierno del ingeniero Wasmosy: miles y miles de personas perjudicadas por el desgobierno habido entre 1993 y 1998 se sumaron a la figura que con mayor consecuencia, desde 1996, realizó oposición a ese gobierno, que fue él, Lino Oviedo.

Estas miles y miles de personas son las que habían convertido a Luis María Argaña en un líder popular entre 1991 y 1997. Cuando Argaña pactó con Wasmosy, a partir de 1996, fue perdiendo credibilidad y cayendo en la consideración pública.

Si Oviedo vuelve para pactar con Wasmosy, le sucederá lo que a Argaña, su influencia sobre el electorado declinará gradualmente porque lo que el electorado paraguayo busca y ha buscado desde 1993 es sacarse de encima al wasmosismo como política, lo que busca y ha buscado es un cambio que permita al país retornar a la decencia y al crecimiento en democracia.

Es probable que las actuales condiciones del Paraguay sean tan difíciles que queden pocos caminos que no pasen por un acuerdo que incluya a Wasmosy, pero el país debe saber que esos caminos del acuerdo con Wasmosy son los de la impunidad y la consolidación de una fuerza fáctica que desequilibrará por mucho tiempo la vida nacional.

Si Oviedo, abrumado por los acontecimientos, ha resuelto negociar con Wasmosy, debe saber lo que le espera como político y el Paraguay desde saber la suerte que le espera.