Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

Las relaciones con Cuba

Enrique Vargas Peña

La dictadura paraguaya ha establecido relaciones diplomáticas plenas con Cuba en un acto sorpresivo y notable. Independientemente de las motivaciones que pudiera tener el régimen de Asunción, establecer relaciones con Cuba implica un pequeño paso hacia liberar la política exterior del Paraguay de la asfixiante tutela de la embajada de Estados Unidos en que se desenvolvió desde el advenimiento de José Félix Estigarribia al poder, en 1939.

Con respecto al manejo de las relaciones internacionales los países deberían manejarse de acuerdo con la fría teoría inglesa: "el país no tiene eternos amigos ni eternos enemigos, tiene solamente eternos intereses".

Obviamente, la dificultad de aplicar la teoría inglesa en el Paraguay está en decidir quién determina cuáles son los "eternos intereses" de nuestra República.

Sin embargo, hay algunos, muy pocos, elementos que nadie podría discutir seriamente.

Uno de ellos es la necesidad de reivindicar la autonomía plena del Paraguay ante todos los estados y poderes del mundo, para relacionarse o no relacionarse con ellos de acuerdo con sus propias estimaciones y no de acuerdo a las creencias o sugerencias de la embajada de Estados Unidos.

Ese es un "eterno interés" del Paraguay que, dadas las circunstancias, puede ser situado en el mismo nivel que las tradicionales líneas maestras que ha tenido la política exterior paraguaya cuando ella existía: libre navegación de los ríos y equilibrio en el Río de la Plata (lo que no debe ser confundido con la suicida doctrina de Francisco Solano López).

El diario ABC Color, que critica duramente la decisión de establecer relaciones plenas con Cuba, cuestiona, en su editorial del 9 de noviembre, la inexistencia de afinidades ideológicas que justifiquen relaciones entre la isla caribeña y nosotros.

Se equivoca por partida doble.

En primer lugar, las afinidades ideológicas no deberían ser una motivación de las relaciones exteriores desde que regímenes muy distintos pudieran compartir intereses vitales o administrar países económicamente complementarios.

Esto funciona sin perjuicio de la simpatía que deben causar en los gobiernos decentes y libres del mundo la suerte de los perseguidos en cualquier país, a quienes siempre cabe prestar amparo.

En segundo lugar, Asunción y La Habana tienen regímenes dictatoriales hermanados en la doctrina de los medios justificados por el fin.

Sin embargo, la repugnancia que causa el régimen cubano no es menor que la que causa la política exterior norteamericana, que impedía establecer esas relaciones en base a un falso e hipócrita discurso democrático que Washington aplica selectivamente según convenga a sus propios intereses, que no son los del Paraguay.

Estados Unidos condena la dictadura de Castro, pero no condena la dictadura paraguaya a la que apoya abiertamente. Y, además, trabaja estrechamante con las dictaduras de Asia central, por no mencionar el más complejo caso chino o los de Pinochet y Videla.

En base a estas consideraciones, no hay, a mi juicio, razón alguna por la que Paraguay no deba relacionarse con Cuba y con todos los países del mundo que convengan a los intereses paraguayos.