Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Elecciones departamentales

Enrique Vargas Peña 

10 de abril de 2001

 

El pasado domingo los pueblos de tres departamentos de la República, San Pedro, Caazapá y Caacupé, eligieron a sus gobernadores por encontrarse vacantes los cargos.

         Toda elección popular emite un mensaje a los actores políticos acerca del ánimo de la sociedad. El mensaje de estas elecciones departamentales ha sido muy claro para el partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), que fue el gran derrotado.

         En un marco en el que todos los sondeos, encuestas y estudios de opinión muestran de manera constante y uniforme el descontento generalizado de la población con respecto al gobierno que preside Luis Ángel González Macchi, la derrota del PLRA es particularmente significativa.

         Implica, sobre todas las cosas, que dicha organización política no es vista por la ciudadanía como una alternativa capaz de aportar mejoras a la presente situación.

         El capital de confianza logrado a partir de la elección del Dr. Julio César Franco como vicepresidente de la República el 13 de agosto de 2000 se ha evaporado. El PLRA ha recogido ahora el mismo nivel de rechazo que había obtenido en las elecciones del 10 de mayo de 1998.

         Es evidente, pues, que los electores se sienten defraudados por Franco, quien prometió “hacer el cambio que el pueblo quiere” para obtener el apoyo de la mayoría, pero después se conformó con prestar legitimación al gobierno de González Macchi para satisfacer, tal vez, a uno que otro poder fáctico.

         Franco había recibido un mandato popular específico el 13 de agosto, el de asumir la presidencia de la República para acabar con la irregular situación que vive el país desde abril de 1999, pero prefirió dilatar su cumplimiento.

         Este es el momento en que el electorado le pasa la factura. Los colorados que habían votado por él, decidieron volver a su partido y ensayar desde adentro las vías para producir el giro que la situación exige. Los mismos liberales resolvieron no ir a votar (la participación en los tres departamentos fue escasa).

         Es muy difícil que Franco o cualquiera de los demás líderes y jefes del PLRA admita que la causa central de su derrota sea su propia renuencia a cumplir con el mandato que recibió del pueblo, pero eso no modifica en lo más mínimo la realidad.

         Están diciendo ya que la derrota se debe a la tradición, a la falta de medios, a cualquier cosa que les exima de responsabilidad y que la arroje sobre el pueblo que, según muchos radicales auténticos, “no sabe elegir”. Y como creen que el pueblo es deficiente, nunca pueden satisfacerlo.

         Al no admitir la causa eficiente de la derrota del pasado domingo, la dirigencia del PLRA solamente agravará el proceso de pérdida de credibilidad en que han sumido a su partido, que irá cediendo posiciones en beneficio de las fuerzas que realicen con mayor compromiso las tareas propias de la oposición a un gobierno ampliamente repudiado.

         El mensaje popular para el PLRA es claro: si Uds. no hacen el cambio, otros lo sabrán hacer.

    

VOLVER A PRIMERA PLANA