Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

El caso Otazú

Enrique Vargas Peña

El señor Miguel Rafael Otazú Montanaro, ingeniero, es un hombre que estuvo vinculado a los círculos de poder del Paraguay durante bastante tiempo. Es un hombre de gran valor personal y, desde que la crisis financiera se llevó sus ahorros a los bolsillos de quién sabe qué oligarca, ha estado encabezando las periódicas protestas de los ahorristas* estafados.

Miles de paraguayos, miles, habían confiado sus ahorros al sistema financiero paraguayo, que captaba recursos ofreciendo crecientes beneficios. El sistema necesitaba imperiosamente esos recursos porque los dueños de bancos y financieras financiaban con ellos la creación de numerosas empresas comerciales de su propiedad, de propiedad de los dueños de bancos y financieras.

Son las célebres "empresas vinculadas".

Estas "empresas vinculadas" fueron, en general, mecanismos para desviar el dinero de los ahorristas a cuentas bancarias en Miami, o en Islas Cayman, cuentas bancarias pertenecientes a los dueños de bancos y financieras, con el expediente de hacer figurar pérdidas en los balances de las empresas vinculadas.

Fue el mayor proceso de concentración de la riqueza sufrido por el Paraguay en toda su historia, un proceso por el cual unos pocos financistas se apoderaron de los frutos del esfuerzo de miles y miles de paraguayos.

Se trata, en esencia, de lo que los economistas llaman "sistema piramidal" y, consecuentemente, vive mientras es capaz de captar nuevos recursos.

Cuando los recursos empiezan a escacear, debido a los costos que el mismo sistema impone sobre la economía nacional (crecientes intereses, decreciente liquidez), el sistema se cae, se derrumba.

Eso ocurrió en abril de 1995.

El señor Wasmosy, que entonces era presidente de la República y que estaba relacionado con muchos de los financistas que habían operado el sistema, resolvió entonces, en complicidad con gente como Gonzalo Quintana del Partido Liberal Radical Auténtico, no tomar las medidas conducentes a revertir el proceso, consistentes en obligar a los financistas a garantizar los ahorros que les habían sido confiados con sus bienes, sino profundizar el proceso de concentración de la riqueza al asegurarles recursos de los contribuyentes, es decir de los mismos estafados, para devolver los ahorros perdidos.

Se dictaron tres leyes de "emergencia financiera" sucesivas, mediante las cuales Wasmosy y sus amigos financistas drenaron setecientos millones de dólares de la economía paraguaya, recursos que se desvanecieron como antes se habían desvanecido los ahorros, agravando la recesión en que ya estaba sumido el país.

Así pues, un número sustancial de ahorristas, en cuyo nombre se hicieron las leyes de "emergencia financiera", sigue sin ver el dinero que es suyo, que debe estar a estas alturas convertido en residencias de algunos oligarcas en Punta del Este.

El ingeniero Otazú es la figura más representativa de los ahorristas estafados, su más persistente voz. Es una molestosa recordación de lo que han hecho a Wasmosy y a sus amigos del sistema financiero.

Por eso la Policía de la dictadura los reprime duramente cada vez que tiene oportunidad de hacerlo y por eso, cuando al inicio de esta semana quisieron entregar una denuncia al presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias, en la puerta del restaurante Mburicaó, según dicen de propiedad de Wasmosy, fueron brutalmente apaleados por fuerzas de seguridad del régimen encabezadas por el mismísimo ministro del Interior Walter Bower.

El ingeniero Otazú fue detenido y el "fiscal", que es hijo de Francisco José De Vargas, empleado de Wasmosy, pidió que la detención fuera convertida en prisión.

En el Paraguay de Marzo, los robados van a la cárcel y los empleados de Wasmosy dictan las ordenes de prisión.

El juez de la causa accedió al pedido, como era lógico esperar en un Poder Judicial presidido por otro amigo de Wasmosy -Wildo Rienzi- pero sustituyó la prisión por otras formas de control, con las que la oligarquía que se ha llevado todo podrá evitar escuchar el clamor del ingeniero Otazú, que es el de los ahorristas estafados.

 

*Ahorristas: así se denomina en Paraguay a los titulares de diversos tipos de cuentas bancarias.