Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

La cumbre de Mercosur

Enrique Vargas Peña

Con la asistencia de tres presidentes salientes, Carlos Menem de Argentina, Julio Sanguinetti de Uruguay y Eduardo Frei de Chile, un presidente dudoso, Luis González Macchi de Paraguay, y la del presidente brasileño Fernando Hernrique Cardoso, así como con la notoria ausencia del presidente boliviano Hugo Bánzer y la presencia extraordinaria del presidente electo Hugo Batlle de Uruguay, se desarrolló la Cumbre de Mercosur de Montevideo.

La ausencia de Bánzer por una excusa pueril, como es la de esperar resultados electorales, resultados conocidos ya el lunes a la noche, es notable.

El presidente boliviano es hombre de los norteamericanos.

El tema central de la cumbre, el que importa a todo el mundo, es el del acuerdo automotor entre Argentina y Brasil, que llegó a la mesa de los presidentes sin suficiente preparación.

De la mano de ese tema, existe la posibilidad de que Brasil imponga a los demás socios un arancel externo común de 35%, a lo que hasta ahora se habían opuesto Uruguay y Paraguay y, con menor fuerza, también Argentina.

Chile, desde luego, decidió quedarse afuera por considerar dicho asunto inaceptable.

La posición de Cardoso es ventajosa con respecto a Menem, pero Menem está solamente para despedirse y cabe pensar que las posiciones argentinas tienen ya el visto bueno de Fernando de la Rúa.

Mientras Paraguay tuvo gobiernos independientes, se opuso a la elevación del arancel externo común pues es el país que entró al Mercosur con la economía más abierta. Mercosur no contribuyó en abrir la economía paraguaya. Contribuyó a cerrarla.

Pero ahora, debido a que González Macchi no depende del voto del pueblo sino que debe su poder a una coalición de poderes fácticos entre los que se cuenta Brasil, es probable que la posición paraguaya sobre el arancel externo común sea relativizada, aunque se guarden algunas apariencias.

El arancel externo bajo conviene al Paraguay y le convino siempre: cuanto más abierta es una economía, mayor variedad de bienes y servicios están a disposición de los consumidores locales y, de acuerdo a las pautas de política industrial, más competitiva es su producción.

González Macchi habrá hecho una tibia defensa de los aranceles bajos, solamente para plegarse, bajo la mesa, a la posición de Brasil, país que le brinda soporte político.

Que se lo brinda justamente para eso, para mejorar su posición regional.

A González Macchi y a su régimen el bienestar del Paraguay les interesa menos, mucho menos que su propia supervivencia política, lo cual figura al tope de su agenda.

Consecuentemente, si para asegurar su supervivencia política deben sacrificar, como ya han sacrificado muchas, algunas tradicionales y ventajosas posiciones de la política exterior del Paraguay, lo harán sin más trámite.