Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Paraguay y la nueva guerra

Enrique Vargas Peña

08 de octubre de 2001

          El canciller José Antonio Moreno Ruffinelli está muy preocupado por las informaciones que se publican en los medios nacionales y extranjeros sobre las posibles conexiones paraguayas con redes de financiamiento del terrorismo o con actividad terrorista propiamente.

El ministro sostuvo incluso una reunión con el director del Servicio de Inteligencia Nacional para ver cómo hacer frente al problema. El canciller no debiera perder el tiempo que la ciudadanía le paga muy bien en buscar maneras de maquillar la corrupción medular del régimen político vigente en el país desde el 28 de marzo de 1999.

Moreno Ruffinelli es un hombre lo suficientemente preparado y maduro como para saber perfectamente lo que realmente hay que hacer para que Ciudad del Este y toda la administración pública paraguaya proyecten una imagen diferente a la que dan ahora.

Lo que hay que hacer es terminar con la corrupción. Pero el régimen de marzo no puede hacer eso porque si lo hace se cae, pues todos los apoyos que tiene son resultado de sesiones de prebendas, privilegios, cotos de caza y feudos con los que se enriquece su base de sustentación social.

En el tema del visatráfico, por ejemplo, están siendo descubiertos algunos ex cónsules de escasa relevancia, con los cuales el régimen pretende hacer creer a Estados Unidos que está combatiendo en serio la falsificación endémica de documentos migratorios.

Sin embargo, el tema no es principalmente castigar a ex cónsules de actuar irregular como pretende el gobierno, sino saber por qué un señor como Carlos Weiss pudo llegar a ser cónsul.

Pues allí está la cuestión: El señor Weiss pudo llegar a ser cónsul por razones políticas, porque alguien de influencia pudo regalarle el cargo sin considerar sus dotes profesionales y morales.

Carlos Weiss otorgó visas a un grupo de personas "sin prestar demasiada atención". Hasta ahora Weiss no puede responder si vio o no vio a los beneficiarios de sus visas.
Todo el gobierno paraguayo se maneja así y no va a ser la captura de cuatro ex cónsules la que va a modificar la cosa.

La mayoría de los cargos públicos del Paraguay, incluida la presidencia de la República, se obtienen por vía indebida, como regalo, concesión o gracia.

Así que el canciller Moreno Ruffinelli debería dejar de gastar el dinero público en tratar de hacer ver al Paraguay como la democracia que no es y Estados Unidos debería aprender de una vez la lección y dejar de apoyar a regímenes que pueden parecer muy amigos, pero que son capaces de vender pasaportes a Osama ben Laden.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA