Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

 

Entreguistas

Enrique Vargas Peña

El presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso admitió en una entrevista que concedió a la revista "Epoca", de su país, que Brasil interviene en la vida paraguaya.

Se ha señalado ya, en numerosas ocasiones anteriores, a la luz del vergonzoso servilismo que expone ante Cardoso, la sumisión del gobierno usurpador del senador González Macchi a los dictados de Brasil.

Como si se le hubiera pedido confirmación, el propio presidente brasileño ha dicho, al fin con todas las letras, que Paraguay ya no es independiente y que sus asuntos se determinan en Brasilia, lejos de los votos del pueblo paraguayo.

Ha dicho también que gobierna al Paraguay con consentimiento y por delegación de Bill Clinton, presidente de Estados Unidos cuyas campañas electorales se financian, en parte, con dinero proveniente de un filipino, Mark Jiménez, que vende computadoras a Brasil a través de Paraguay.

Nunca en la historia de nuestra desgraciada República, nunca, ni tan siquiera cuando las tropas del Imperio del Brasil ocuparon efectivamente el país tras nuestra derrota en la Guerra de la Triple Alianza, sufrieron los paraguayos un gobierno tan abiertamente contrario a los intereses nacionales y tan abiertamente sumiso a los dictados de una potencia extranjera.

El gobierno ilegítimo y usurpador del senador González Macchi, y en realidad todo el régimen establecido el 28 de marzo de 1999 sin el consentimiento del pueblo paraguayo, ha derogado de hecho los artículos 1 de la Constitución que dice que "el Paraguay es para siempre libre e independiente" y el 143, que dice que el Paraguay, en sus relaciones internacionales, se ajusta al principio de "la independencia nacional".

El proceso que ha seguido el país hasta esta lastimosa postración en que se encuentra, sometido a los dictados de una potencia extranjera, es largo y tiene numerosas causas, pero se aceleró decisivamente con el atraco del 27 de diciembre de 1992 por el que Juan Carlos Wasmosy usurpó la candidatura presidencial del partido Colorado, el primer revés serio de la transición a la democracia truncada definitivamente aquel 28 de marzo.

Al romper las reglas del juego democrático, Wasmosy y sus aliados se vieron obligados a buscar en gobiernos extranjeros el reconocimiento que les negaba el pueblo paraguayo, prometiendo, para lograrlo, la satisfacción de los intereses de dichos gobiernos.

Las naciones, todas ellas, soportan en el curso de la historia momentos terribles de oscuridad, semejantes a este que sufre el Paraguay.

Polonia perdió cuatro veces su independencia y algo parecido ocurrió con los países bálticos. Israel fue disgregado por espacio de dos mil años. Grecia se vio sometida por veintidos siglos.

Los usurpadores al servicio de Brasil podrán lucrar con la entrega, pero como aquellos países, el Paraguay volverá también a ser libre en algún momento, porque la nación paraguaya no es una entelequia sino una realidad viviente que fue capaz de sobrevivir a Cerro Corá.