Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

La denuncia contra "Yoyito"

Enrique Vargas Peña 

07 de febrero de 2001

 

El senador wasmosista Esteban Samaniego Alemán denunció, a través del medio de  comunicación de su líder Juan Carlos Wasmosy (Radio Uno), que el vicepresidente “Yoyito” Franco recibe doscientos mil dólares por mes del presidente González Macchi para no reclamar la presidencia de la República.

         Se trata, indudablemente, de una maniobra de Wasmosy destinada a acelerar su intento de copamiento del poder total en la República, como se explicó claramente en diversos medios de comunicación.

         Pero ese no es el punto central de la cuestión.

         El asunto principal es que la denuncia se realiza desde un sector que conoce a cuánto se cotizan los hombres públicos en Paraguay, qué  procedimientos se usan para satisfacer esas cotizaciones y cuáles canales son apropiados para efectivizarlas.

         La denuncia de Samaniego desnuda la forma en que se opera en el mundo político paraguayo y muestra claramente por qué casi nadie defiende al pueblo en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, ni en los departamentos, ni en los municipios.

         La denuncia de Samaniego explica cómo gente que llegó a la vida pública pidiendo limosnas se encuentra ahora, tras una rápida transición desde la pobreza hacia la riqueza, en una posición económica privilegiada, gozando de bienes y servicios que jamás se hubiera atrevido a soñar siquiera de haber tenido que ganarlos trabajando.

Wasmosy, el mayor titiritero del Paraguay actual, no ha hecho más que mostrar un poco de lo mucho que puede decir en orden a calmar a antiguos clientes díscolos o a aliados poco confiables.

El ingeniero haría un gran favor al país si revelara aunque sea un diez por ciento de las operaciones de este tipo que se han estado realizando y se realizan en el mundo político. Muchos podrían estar apurados por hacer saber al ex presidente que no volverán a desafiarlo en lo sucesivo.

Un país que ha caído a un punto tan enorme de descomposición que el afectado por la denuncia, “Yoyito” Franco, cree que es suficiente una ridícula conferencia de prensa para seguir como si nada hubiera pasado y donde el Poder Judicial ni siquiera amaga emprender una investigación, debe pensar seriamente en reforzar drásticamente el control electoral del pueblo sobre sus mandatarios y representantes.

          En el Paraguay no solamente es conveniente establecer el sistema electoral uninominal mayoritario con elecciones cada dos años y revocatoria de mandato, sino que es imperativo, es una cuestión de vida o muerte para la República pues de no hacerse eso terminará comprada, con dinero de los propios ciudadanos, por algún astuto contratista del Estado.

     

  

    

VOLVER A PRIMERA PLANA