Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

VOLVER A PRIMERA PLANA

Burt y la prostitución

Enrique Vargas Peña 

06 de marzo de 2001

        Carlos Filizzola, quien anda buscando volver a ser Intendente de  Asunción, y Martín Burt convirtieron al centro histórico de la ciudad en un gran prostíbulo en el que a partir de la media tarde es peligroso andar porque está lleno de meretrices, proxenetas, vagos, pillos y matones.

        Los lupanares del centro histórico, ubicados principalmente en la zona de las calles Colón, Oliva y Estrella, gozan de trato preferente del Municipio, pues son sitios que operan impunemente en la informalidad.

        Esto significa que no pagan las escandalosamente altas contribuciones que se exigen a los vecinos normales del barrio, cuyos impuestos y tasas sirven, en consecuencia, para sostener a quienes están destruyendo su entorno de vida y sus negocios.

        Ese es el aporte real de Filizzola y Burt a la cultura: privilegiar a los informales, castigar a los formales y degradar el centro histórico.

        ¿No será que alguno de los que financiaron las campañas políticas de Filizzola y Burt tienen ambiciones inmobiliarias en el centro histórico por lo que lo están destruyendo a propósito para hacer bajar los precios?

        Cualquiera que se anime a hablar con las mujeres que se venden en el centro histórico puede escuchar, además, que ellas están tranquilas porque cuentan con protección de altas esferas.

        Y si cualquiera que lo pregunte puede escuchar eso, es muy extraño que no lo hayan oído los inspectores municipales que están obligados a servir a quienes pagan las contribuciones de las que vive el Municipio.

        Sin embargo, no solamente esos inspectores hacen la vista gorda ante los prostíbulos, sino que cada vez que pueden atosigan con lo que encuentran a su mano a los contribuyentes.

        ¿Está protegiendo el negociado de alguien el Intendente Burt cuando tolera esta informalidad en la prostitución?

        Pues si su actitud sobre el asunto no es deliberada, entonces es un incompetente que debe ser rápidamente despedido del cargo por ejercerlo tan negligentemente.

        Gracias a Filizzola y Burt el centro histórico se ha convertido en una pesadilla surrealista en la que la gente decente debe trabajar para que las mafias de la prostitución cuenten gratuitamente con los servicios que (malamente) presta el Municipio.

         Quienes se dedican a vender su cuerpo tienen, desde luego, todo el derecho del mundo a hacerlo, pero la gente que paga sus impuestos, sus tasas, sus contribuciones, tiene derecho a que las autoridades garanticen por lo menos seguridad, orden, limpieza y respeto al medio ambiente.

 

    

VOLVER A PRIMERA PLANA